Los líderes de UGT y CCOO han visitado a Oriol Junqueras en la cárcel, según han confirmado los sindicatos esta semana. Pepe Álvarez y Unai Sordo pidieron al presidente de ERC que pacte con el PSOE cuanto antes.

Publicidad

Pepe Álvarez, líder de UGT, acudía el pasado jueves a la cárcel de Lledoners (Barcelona) para entrevistarse con Oriol Junqueras. Y el de CCOO, Unai Sordo, hacía lo mismo este pasado lunes. Ambos acudían a prisión para pedir al presidente de ERC que pacte con el PSOE y facilite la investidura de Sánchez lo antes posible.

Los riesgos económicos, que afectan al mercado laboral, son el principal motivo por el que los sindicatos apremian a Junqueras a llegar a un acuerdo.

El líder de ERC está interesado en oír diferentes voces antes de tomar una decisión definitiva sobre la investidura. Tanto es así que fue el propio Junquera el que pidió esta cita con los sindicatos.

Tanto Sordo como Álvarez le trasladaron el mismo mensaje que están lanzando en público desde hace tiempo. La necesidad de terminar con la situación de interenidad del Gobierno. Con ello, se podrían aprobar unos Presupuestos que impulsarían la economía española, paliarían los problemas de los servicios públicos y los de pobreza y desigualdad.

“Nosotros hemos dejado claro que queremos un Gobierno y hemos dicho cuál preferimos: el de coalición PSOE-Podemos”, ha dicho el líder de UGT. El catalán mantiene una buena relación con Junqueras desde hace tiempo. De hecho, le ha visitado en la cárcel al menos media docena de veces. Una de ellas acompañado por el entonces líder de la patronal Joan Rosell. Una visita que levantó mucha polémica en el mundo empresarial.

Por su parte, Unai Sordo ha defendido en varias ocasiones que se necesita rápido un Gobierno. A fin de hacer frente a reformas importantes y evitar que el parón político pueda contribuir al frenazo económico.

Sin embargo, ni Sordo ni Álvarez quieren presionar a Junqueras. Sí a pedirle buena predisposición, intercambiar opiniones y trasladar las posiciones de los sindicatos.

No intermediarán

Pese a la visita de UGT y CCOO a la cárcel, los sindicatos han dejado claro que ellos no intermediarán porque no es su papel. Se deben, dicen, únicamente a los trabajadores y sus intereses. Por eso, los contactos políticos son habituales, reuniéndose con todos los partidos sin excepción.

Su papel, aseguran, es lograr que el Gobierno ayude a reactivar la economía española en un momento especialmente delicado.

Eso sí, a diferencia del mundo empresarial, donde la inquietud es la tónica habitual, desde los sindicatos apuestan sin dudar por un Gobierno de PSOE y Podemos. Y con la abstención de ERC como apoyo necesario para ello.

Sordo y Álvarez mantienen además estrechos contactos con los socialistas y la formación morada. De hecho, en verano mantuvieron conversaciones para intentar evitar unas nuevas elecciones. Ahora que la coalición parece ya un hecho, están dispuestos a ayudar para que el nuevo Gobierno pueda tomar posesión cuanto antes.

Publicidad

Comentarios