Pedro Sánchez tendrá que depender de la abstención de ERC o de Bildu para gobernar y sacar adelante su investidura. Los número obligarán al presidente del Gobierno a aliarse con independentistas y los herederos de ETA.

Publicidad

El acuerdo de Navarra, por el que Geroa Bai presidirá el Parlamento y la socialista María Chivite la comunidad, deja a Pedro Sánchez sin opciones. Los números no le dan y ahora sí que tendrá que depender de la abstención de ERC o de Bildu para poder sacar su investidura adelante. También podría conseguir la del PP o Ciudadanos, pero esta vía parece más que muerta.

La ayuda de los independentistas catalanes y vascos era precisamente lo que Sánchez quería evitar a toda costa. Han sido innumerables las ocasiones en las que han dicho no querer depender de ellos. Sin embargo, el pacto en Navarra les condena a entenderse para gobernar.

En vista de los números, la semana pasada Adriana Lastra pidió ya a Gabriel Rufián la abstención de ERC. Lo hizo en una ronda de contactos con el resto de partidos, después de que Sánchez se reuniera con Casado, Rivera e Iglesias.

Al PSOE le bastaría con que los 4 diputados de Bildu se abstuvieran para superar la investidura en segunda votación. Sin embargo, los socialistas siguen insistiendo en que no negociarán con ellos. Y eso que han aceptado su presencia en la Mesa del Parlamento navarro.

La posibilidad más remota es que Ciudadanos o el PP se abstuvieran también. Una vía que parece muerta, ya que no se les ha ofrecido ningún incentivo para ello. Más allá de que no haya nuevas elecciones. Una amenaza que los socialistas han puesto ya sobre la mesa.

El acuerdo con Podemos

A la vez que intenta cuadrar números y depender de ERC o Bildu sin comprometerse, Sánchez intenta amarrar el acuerdo con Podemos. Una tarea nada fácil. La formación morada está dispuesta a bloquear si no logra carteras de ministros.

Sánchez, por su parte, no parece dispuesto a ofrecerles más allá que algunos cargos de responsabilidad. Siempre y cuando no sean del Consejo de Ministros.

El PNV, además, también ha presentado ya su lista de peticiones para dar su apoyo a la investidura.

Una vez que los socialistas cierren este mínima mayoría, deberán lograr movimientos en el bloque del no, formado por PP, Ciudadanos, JxCat, ERC, Bildu, UPN y Coalición Canaria. La abstención de alguno de ellos puede dar a Sánchez la investidura. Aunque los dos primeros se han negado en redondo. Los terceros piden un gesto jurídico hacia los políticos catalanes presos. Los últimos no se muestran afables y UPN tiró por la borda cualquier acuerdo tras ver cómo los socialistas dejaban la Mesa del Parlamento navarro en manos de Geroa Bai.

Publicidad

Comentarios