Las elecciones del 28A no se reducen solo a PSOE, PP, Podemos, Ciudadanos y Vox. Más allá, además, de los partidos autonómicos, son muchas las candidaturas que concurren a las urnas. Sin embargo, la mayoría no están entre las opciones de los votantes. Repasamos las múltiples divisiones del Partido Comunista y los antisistema.

Publicidad

Este año, se han proclamado hasta 1.174 candidaturas en las 52 circunscripciones de España. En total, hay 579 listas al Congreso y 595 al Senado. Demasiadas para un electorado que reduce, principalmente, su voto a solo unas cuantas. Pero entre todos ellos, están ‘los otros’. Partidos como el Comunista o los antisistema, que también tienen sus papeletas listas.

Tras repasar a los partidos de jubilados más importantes, hacemos lo propio con la izquierda comunista y antisistema. Bien por divisiones internas y escisiones, bien por operatividad territorial, son numerosas las candidaturas al respecto.

El más importante, quizá, el Partido Comunista de los Pueblos de España (PCPE), que nace de una escisión del PCE en 1983. Defiende el comunismo marxista y leninista y ha estado presente en todas las elecciones desde el momento de su división.

Por su parte, el Partido Comunista de los Trabajadores de España (PCTE) fue inscrito el año pasado.

Candidatura presenta también el Partido Comunista Obrero Español (PCOE), que fue creado en 1977. Tiene una presencia estable en Andalucía, pero también en La Coruña, Guadalajara o Murcia.

Además de las divisiones del comunismo, la izquierda cuenta con otras opciones como la Izquiera Anticapitalista Revolucionaria (IZAR). Surge tras discrepancias con Podemos en 2015, formalizando sus estatutos poco después. Se presentan por Granada únicamente.

Los antisistema

Desde 2002, un grupo de murcianos encabeza el partido Muerte al Sistema (MAS). También se presentan en Teruel y lo encabeza Alberto Saura Garre, conocido como ‘El Lobo de la Alberca’. Su objetivo es acabar con el capitalismo y la Constitución. Defiende la paz mundial y la Justicia y es el único que aboga con acabar con el sistema gracias al cual se presentan.

Junto a ellos, Escaños en Blanco, un partido que también lucha contra el sistema actual. Sobre todo, contra la Ley Electoral. Fundado en Barcelona en 2010, reivindica un cambio para que los votos en blanco tengan representación en forma de escaño vacío. Prometen que si sus candidatos son elegidos no adquirirán la condición plena de diputado ni aceptarán las subvenciones públicas. Se presentan en 11 provincias.

Publicidad

Comentarios