Madrid abrirá los parques pequeños de los distritos y peatonalizará hasta 29 calles de la ciudad los fines de semana. El objetivo es dar más espacio a los ciudadanos para poder pasear manteniendo las distancias de seguridad.

Publicidad

Este fin de semana, Madrid cambia. El Ayuntamiento ha decidido peatonalizar hasta 29 calles de los 21 distritos de la capital y abrir los parques pequeños. Supone dar a los peatones hasta 19 kilómetros más de extensión. Se permitirá andar por esta treintena de calles los sábados, domingos y festivos. En cambio, los parques pequeños se reabren de manera permanente desde este viernes.

Una medida que no afecta a los parques más grandes y normalmente más concurridos como El Retiro, Casa de Campo, Madrid Río o El Capricho. De momento, todos ellos permanecerán cerrados.

Según ha explicado el alcalde de Madrid, José Luis Martínez Almeida, estas medidas se toman para «garantizar las medidas de seguridad y el distanciamiento social». Pero siempre teniendo en cuenta que «la pandemia no ha sido vencida». Por eso, las peatonalizaciones se registren a fines de semana, de 8:00 a 22:00 horas.

Algunas de las calles que a partir de ahora podrán ser utilizadas por los peatones serán el Paseo de la Castellana, Arturo Soria, Menéndez Pelayo, Avenida de Arcentales o Avenida de Asturias entre otras. 

Se trata de vías «anchas que permiten mantener la distancia para evitar contagios». Y que se abren en zonas de alta densidad de población.

Durante el tiempo que se mantengan las peatonalizaciones, se evaluarán cada semana. Y estarán disponibles no solo para peatones sino también para ciclistas y gente en patinete. Hasta 400 agentes de la Policía Municipal y otros 80 agentes de movilidad se dedicarán a vigilar estas zonas.

Parques pequeños

Ante la petición de muchos de reabrir los parques más grandes, Begoña Villacís ha explicado que, de momento, «vamos a ir despacio». No se dará, ha dicho, «el siguiente paseo antes de evaluar el anterior».

La líder de Ciudadanos en Madrid ha señalado que no quieren «una recaída». Y que se evitan los parques grandes porque «se estarían produciendo aglomeraciones importantes». Eso dificultaría a la Policía controlar el trasiego de personas y vigilar que se cumplen las medidas.

Ciudades como Valencia y Sevilla ya abrieron zonas verdes el pasado 26 de abril, coincidiendo con la salida de los niños a la calle. Querían evitar así hacinamiento en las calles. Barcelona siguió sus pasos el pasado fin de semana, reabriendo 70 parques de los 146 que estaban cerrados.

Publicidad

Comentarios