Madrid elabora ya su plan de desconfinamiento tras el coronavirus. «No podemos demorar la desescalada», ha dicho el alcalde de la ciudad, José Luis Martínez Almeida. Un camino de salida que se tiene «que afrontar de inmediato».

Publicidad

«Cuanto más tarde, más grabes serán las consecuencias». Así se pronunciaba José Luis Martínez Almeida, alcalde de Madrid, sobre el proceso de desconfinamiento y reapertura. Almeida aseguraba que «no podemos demorar la desescalada» y, por eso, el consistorio elabora ya un plan para la salida tras la crisis del coronavirus.

Ha sido este miércoles cuando Almeida ha dicho que la ciudad tiene que empezar el camino de vuelta. La capital tendrá que «afrontarlo de inmediato» para evitar peores consecuencias. Eso sí, será cuando se levanten las medidas más restrictivas del estado de alarma. Algo que sucederá, según los cálculos de Pedro Sánchez, a mediados de mayo.

El Ayuntamiento ya trabaja en ese plan de desconfinamiento, según ha confirmado el propio Almeida en Antena 3. Se centrará en dos frentes. Por un lado, los funcionarios. Y por el otro, en sectores productivos, especialmente hostelería y turismo.

En cuanto a los trabajadores públicos, el consistorio «ya está encargando mamparas». Se garantizará así la seguridad cuando los centros municipales puedan reabrir. También estudiando las opciones de teletrabajo y flexibilidad horaria para los empleados. Almeida ha insistido además en que Madrid está desarrollando ya un proyecto piloto para «los grandes centros de trabajo». Consiste en la instalación de cámaras que permitan medir la temperatura de los funcionarios.

Hostelería

Respecto al sector de la hostelería, el Ayuntamiento quiere fijar «un marco de actuación» que «compense a los locales» retomar su actividad una vez lo permita Sanidad. «La reactivación económica se debe hacer de manera inmediata sin poner en riesgo que pueda haber rebrotes», ha dicho el alcalde.

Dentro de ese plan, «parece necesario», ha señalado, reducir el aforo de los locales. También garantizar la protección del personal e instalar medidas de seguridad como pueden ser las mamparas.

Para compensar el límite de aforo se podría plantear ampliar las terrazas «sin perjudicar el descanso de los vecinos». El Ayuntamiento estudia a fondo esta propuesta, reclamo del sector al entender que los «espacios exteriores serán fundamentales para favorecer el consumo en los locales».

Hasta ahora, Madrid tiene 5.323 terrazas autorizadas. Y otros 13.800 locales han pedido instalar zonas de consumo exterior.

Este viernes, ha adelantado Almeida, el Gobierno municipal se sentará para fijar «un plan de actuación» en el sector. Entre ellos, no cobrar la tasa de terrazas a los locales mientras permanezcan cerrados. De hecho, se ha empezado a devolver ya los recibos a aquellos que ya los habían abonado.

La vicealcaldesa de Madrid, Begoña Villacís, ha seguido en la línea de Almeida. Y ha dejado claro, además, que «no es aceptable» pensar que la hostelería no recupere su actividad hasta final de año, como sugería la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz. Eso provocaría, ha advertido, que «la mayor parte de los locales no van a poder volver a abrir la persiana».

Transporte público

Otro de los puntos en los que se ha centrado Almeida ha sido el transporte público. Serán «esenciales», ha dicho, los elementos de protección y el uso de «medios individuales» como la bicicleta.

«Animo a los ciudadanos a que usen las bicicletas en sus desplazamientos», ha dicho. Y ha recordado que este miércoles el servicio Bicimad retomaba su actividad. Un servicio al que el coronavirus no interrumpirá su ampliación de 50 estaciones, anunciada el pasado 12 de febrero.

La idea es llevar Bicimad al exterior de la M-30 por el «compromiso» del Gobierno regional con la bicicleta eléctrica.

Publicidad

Comentarios