Madrid se plantea ya acortar los plazos de Sanidad y pedir el pase a la fase 2 de la desescalada para el 1 de junio, una semana antes de lo que se estipulaba. Todo ello si el Gobierno da el aprobado para comenzar la fase 1 el próximo 25 de mayo.

Publicidad

La Comunidad de Madrid no quiere quedarse atrás en la desescalada. Tras dos semanas más en fase 0 respecto al resto de territorios, pretende acortar los plazos si es posible. Así, si Sanidad permite el pase a la fase 1, la región pedirá para el 1 de junio el pase a la fase 2. Se trataría de una semana antes de lo estipulado por el Gobierno.

El Ministerio estableció que entre una fase y otra deben transcurrir 15 días. Periodo para observar los casos nuevos y contagios. Y confirmar que la curva no muestra rebrotes por las medidas de alivio.

Pese a ello, el Gobierno de Ayuso confía en acortar los plazos. El consejero madrileño de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, lo ha adelantado en una entrevista en Antena 3 este martes. En ella ha asegurado que la petición a la fase 2 estaría avalada «por la capacidad estratégica» del sistema sanitario de la región. Asimismo, tendría en cuenta «los datos y los indicadores de salud y el seguimiento de nuevos contagios».

«Cuando entremos en fase 1 si vemos la oportunidad de pedir este nuevo adelanto de fase en el caso de que las condiciones nos sean favorables, así lo haríamos», ha dicho Escudero.

La Comunidad ha pedido ya formalmente el pase a la fase 1 por tercera vez consecutiva. Ha remitido un nuevo informe técnico en el que justifica que la región está preparada para iniciar el desconfinamiento este 25 de mayo.

«Criterios políticos»

Lo hace después de que tanto la presidenta madrileña como su vicepresidente, aseguren que la negativa de Sanidad se debe a «criterios políticos» y no sanitarios. Ignacio Aguado ha insistido en que tienen razón cuando sospechan que el no pasar fue una decisión «política y no técnica».

Lo ha dicho en su cuenta de Twitter a raíz de las declaraciones de Carmen Calvo. La vicepresidente aseguró que se dejó a Madrid en una fase 0,5 para que «quedase claro que no había confrontación política con nadie».

Según Aguado, «no cabe la improvisación cuando hay en juego miles de vidas y empleos». «Exigimos transparencia y criterios a la hora de decidir quién pasa o no pasa de fase», ha dicho.

Publicidad

Comentarios