Más de 3.000 familias de muertos por Covid-19 se querellan en el Supremo contra el Gobierno al completo. Hasta once abogados han presentado la denuncia correspondiente en nombre de los familiares de fallecidos.

Publicidad

Hasta once abogados de toda España presentaban este lunes una querella ante el Tribunal Supremo contra el Gobierno al completo. Lo hacían en nombre de más de 3.000 familias de muertos por Covid-19. El delito del que acusan a todo el Ejecutivo es el de homicidio imprudente en la gestión de la pandemia.

La querella ha sido presentada en la Sala Segunda del Supremo. Y se dirige a todos los miembros del Consejo de Ministros «por un número no determinado aún de delitos de homicidio por imprudencia grave». Consideran que el Ejecutivo ha permitido por acción o por omisión la extensión de la pandemia y la muerte de estas personas por coronavirus.

Todos ellos han avisado de que podrían ampliarla para incluir prevaricación y omisión del deber de socorro. O para incluir en ella al director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, y a otros asesores de Sanidad.

Los abogados que firman la querella representan a 3.268 personas. Todas ellas han perdido a un total de 3.274 familiares como consecuencia del coronavirus. De momento, únicamente se han personado 116 familias. El resto no ha podido obtener aún el certificado de defunción necesario. Con él se acredita la muerte de su familiar y las causas de la misma.

Delitos

En el texto de la querella se denuncia la «irresponsable y negligente inacción y actuación tardía y nefasta» por parte de Sánchez y sus 22 ministros.

«Una crisis sanitaria», recogen, que, «amén de tardío, ha estado continuamente trufada de decisiones contradictorias con las medidas previstas para el freno de los contagios». Todo ello, dicen, «ha contribuido» al crecimiento de fallecimientos. Achacan que muchos de ellos han podido incluso contagiarse en los propios centros sanitarios.

«Se produjeron dantescas escenas de hacinamiento de enfermos», denuncian. Lo que hizo que se creara «un escenario perfecto para la propagación del virus». «Las responsabilidades están muy claras», dicen los abogados de esta querella. «Ahora le toca decidir a la Justicia», añaden.

Publicidad

Comentarios