Meritxell Batet es la nueva presidenta del Congreso, después de lograr 175 votos en segunda ronda. Como estaba previsto, se quedaba a uno de la mayoría absoluta.

Publicidad

La decimotercera legislatura echa a rodar con nueva presidenta del Congreso. Meritxell Batet lograba los apoyos necesarios en segunda ronda de votaciones para ocupar el puesto que hasta ahora tenía Ana Pastor. Diputada socialista por Barcelona y hasta ahora ministra de Política Territorial y Función Pública, Batet ha necesitado dos votaciones para hacerse con el cargo.

En primera ronda, la candidata del PSOE no lograba la mayoría absoluta, estipulada en 176 escaños. Aunque se quedaba a uno, como estaba previsto.

Ana Pastor ha logrado 67 votos. El PP la proponía para repetir en el cargo. Y aunque conseguía ser la segunda más votada, no podrá ejercer esta vez. Sara Giménez, de Ciudadanos, lograba 58 votos. E Ignacio Gil Lázaro, de Vox, los 24 de su partido.

Por su parte, los parlamentarios de ERC y los de Bildu escribían “llibertat” (libertad) y dibujaban un lazo amarillo. Eso provocaba que sus votos fueran nulos. Los de JxCat, en cambio, votaban en blanco.

En segunda ronda, ya solo Batet y Pastor podían ser candidatas. Esta vez ya no es necesaria la mayoría absoluta. Simplemente, ser la más votada. Y la diputada del PSOE volvía a sacar 175 votos. Se convertía así en la nueva presidenta del Congreso al ganar a una Ana Pastor que obtenía 125 votos en su favor. Se registraban además 35 votos en blanco y 15 nulos.

Votaciones secretas

Las votaciones para elegir presidente del Congreso se realizan de manera secreta y con urna. Uno a uno, los diputados son llamados a votar. Éstos tienen que acercarse hasta la zona de Presidencia del Congreso y depositar su voto. Un hecho que ha permitido a los políticos presos moverse libremente por el hemiciclo.

Una situación que permitía a Junqueras saludar a Pedro Sánchez en su escaño, en una de las imágenes más comentadas del día.

Publicidad

Comentarios