Modelos y sonrientes. Así son las mujeres que aparecen en la polémica campaña de la Junta de Andalucía contra los malos tratos. Las fotos, que además pertenecen a un banco de imágenes, han levantado una gran polvareda en las redes sociales.

Publicidad

Muy sonrientes. Así aparecen las mujeres de la nueva campaña de la Junta de Andalucía contra los malos tratos. Además, son modelos profesionales, cuyas fotos están disponibles en un banco de imágenes. La campaña se ha vuelto de lo más polémica tras descubrirse los detalles de la misma.

Tras presentarse, las redes sociales se llenaron de comentarios contra la gran sonrisa que lucían las mujeres elegidas. Tanto el mensaje como las imágenes despertaron las críticas del movimiento feminista. Ahora, la polémica se aviva al conocerse que se trata de modelos profesionales y no de mujeres maltratadas. A pesar, incluso, de que la Consejera de Igualdad de la Junta, Rocío Ruiz, había dado a entender que todas ellas habían sufrido violencia machista.

Las mujeres, tan sonrientes, han protagonizado ya campañas en diferentes países. Con tales sonrisas anunciaban planes de seguros y hasta clínicas dentales, como es el caso de una de ellas en Pennsylvania (EEUU).

Ruiz aseguró en la presentación que la campaña pretende “dar visibilidad a la mujer superviviente que ha sido víctima de violencia de género”. La finalidad, aseguraba, es que “aquellas que están sufriendo en la actualidad esta violencia, sepan que se puede salir de ella”.

Rápidamente, organizaciones feministas que trabajan en violencia de género criticaban duramente la campaña. Por varios motivos. El primero, por no mencionar el término “violencia de género” sino poner “malos tratos”. Un hecho que deja de lado que se da por una discriminación profunda de las mujeres en la sociedad. La campaña parece presentarlo como algo puntual.

Por otro lado, la campaña carga, aseguran, la responsabilidad sobre las propias mujeres. Y no sobre los maltratadores. Por último, la imagen sonriente no refleja la cruda realidad de quienes sufren violencia machista.

La Junta andaluza gastará en esta campaña 1,2 millones de euros. Los fondos provienen del pacto de Estado contra la Violencia de Género de 2018. La mayor parte del gasto irá destinada a la promoción de la campaña en los medios de comunicación.

Exigen la retirada

Ante la avalancha de críticas a la campaña, el presidente de la Junta, Juanma Moreno, ha dicho en redes sociales que es “deleznable utilizar la violencia de género como arma política”. Y ha asegurado que su partido “jamás frivolizará con un drama que muchas mujeres sufren en silencio”.

Sin embargo, muchos opositores han señalado precisamente que lo que hace la campaña es frivolizar la violencia hacia las mujeres por el hecho de serlo. Y le han recordado que la lucha contra las violencias machistas es, en sí, una lucha política.

Publicidad

Comentarios