El debate a seis de TVE ha dejado muchos momentos destacados. Un espacio que ha dejado en evidencia al PSOE y que ha dado mucho que hablar en redes sociales.

Publicidad

El feminismo y Cataluña fueron, sin duda, los puntos más polémicos y broncos del debate a seis que se vivió este pasado martes en TVE. Con representantes de PSOE, PP, Podemos, Ciudadanos, ERC y PNV, el formato dejaba muchos momentos destacados, además de dejar a los socialistas en evidencia. La alianza de ‘populares’ y Ciudadanos destrozaba al partido de Gobierno, cuyos silencios fueron más que notables en muchas ocasiones.

Aunque el moderador Xabier Fortes intentaba apaciguar los ánimos, el ambiente tenso y bronco marcaba el debate ya desde el inicio. La ministra María Jesús Montero (PSOE), Cayetana Álvarez de Toledo (PP), Inés Arrimadas (Ciudadanos), Irene Montero (Podemos), Gabriel Rufián (ERC) y Aitor Esteban (PNV) fueron los contrincantes en este debate de cara al 28A.

Todos eran conscientes de que esta campaña es crucial. Y es que un 41,6% de electores aún no sabe a qué partido votar. El debate dejó claro los dos bloques bien diferenciados. Tanto es así, que PP y Ciudadanos se unieron en muchos momentos para dejar en evidencia al PSOE.

Muchos fueron los momentos tensos y polémicos que se vivieron. La mayoría, protagonizados por Cayetana Álvarez de Toledo y sus opiniones sobre el feminismo. Tanto es así que la candidata popular amenazó con llevar a los tribunales a alguno de sus rivales.

“Sí, sí, sí hasta el final”

Cayetana Álvarez de Toledo empezó ya fuerte. Sus reproches a la ministra Montero ponían a ésta en un aprieto en más de una ocasión. Ya desde el minuto inicial, la candidata arrojaba la gestión en Andalucía de la ministra y la llevaba contra las cuerdas. “Lo explico como en ‘Barrio Sésamo'”, le llegaba a decir. No dudaba, incluso, en llamarla “chiqui” en un momento dado.

Pero sin duda el momento que más se recordará de la candidata del PP era en el bloque del feminismo. Atacaba directamente al programa del PSOE, que promete modificar la tipificación de los delitos sexuales para darle “a la ausencia de consentimiento su adecuado tratamiento”. “Si una mujer no dice que sí, todo lo demás es no”, aseguran.

“¿De verdad van a castigar eso penalmente?”, preguntaba Álvarez de Toledo. “No es no”, contestaba Montero. “¿Un silencio es un ‘no’? Una duda. ¿De verdad van diciendo ustedes sí, sí, sí hasta el final?”, contestaba.

Una respuesta a la que no daban crédito ni Irene Montero ni Gabriel Rufián. La primera se llevaba las manos a la cabeza e interrumpía (algo permitido): “Como gobierne la derecha, cuando te violen va a venir una mujer como Cayetana Álvarez de Toledo a decirte ’hombre, querida, no es para tanto, a lo mejor yo no digo sí todo el rato, hasta el final”.

“¿Usted me está acusando a mí de justificar la violación?”; “Las mujeres no somos víctimas de nacimiento, los hombres no son son violadores ni asesinos reprimidos todos ellos”; o “No acepto que hable en mi nombre”, eran algunas de las respuestas de Cayetana, que amenazaba con denunciar a Irene Montero por insinuar que ella justificaba las violaciones.

Golpistas

Otro de los momentos tensos se vivía en cuanto a Cataluña. Un bloque en el PP y Ciudadanos se unían contra el PSOE y los independentistas.

Los enfrentamientos entre Arrimadas y Rufián fueron constantes. La representante de Cs acusaba a los de ERC de repetir hasta la saciedad el mantra de ‘España nos roba’. Y el independentista replicaba que “España no me roba, me roban Bárcenas y Rato”.

Por su parte, Álvarez de Toledo les llamaba “golpistas” a lo que Rufián contestaba que “golpista es Tejero y probablemente te vote a ti”.

“Chaval”

Aunque no se perdieron las formas, el debate a seis estuvo marcado por cierta informalidad. Los candidatos no dudaron en llamarse de ‘tú’, igual que el moderador a los representantes de los partidos.

Tanto fue así que Inés Arrimadas no dudó en llamar “chaval” hasta en dos ocasiones a Rufián. Uno de ellos, el que más llamó la atención en las redes, se producía en un momento en que el representante de ERC afeaba su comportamiento a la de Cs: “Inés, modérate que no te van a hacer ministra de Defensa el PSOE”.

“Yo soy mucho más moderada que tú desde que nací, chaval”, le contestaba Arrimadas. “Vienes aquí de niño bueno y en Cataluña dices que los andaluces roban, España nos roba y no pagan impuestos, etc.”, continuaba. En Twitter, muchos se sorprendían de la utilización de la palabra “chaval” en un debate político.

Minuto final

El debate también tuvo otros momentos broncos como el recuerdo a los condenados en Alsasua o a los políticos catalanes presos.

El programa acababa con un minuto final para cada candidato. Mientras Irene Montero y Aitor Esteban se esforzaban por mostrar sus propuestas, el resto de partidos aprovechaba para echar leña a sus propios enfrentamientos.

Publicidad

Comentarios