Los problemas entorno a Venezuela se le acumulan al Gobierno de Sánchez. Este viernes se ha sabido que Moncloa ocultó a Portugal que Delcy Rodríguez cruzó su espacio aéreo. Y que, además, intentó convencer a Merkel y Macron para que plantaran a Juan Guaidó.

Publicidad

Venezuela sigue provocando muchos dolores de cabeza al Gobierno de Sánchez. Y es que los problemas se le acumulan. Por un lado, se ha sabido que Moncloa ocultó a Portugal que Delcy Rodríguez cruzó su espacio aéreo. Y, por el otro, que intentó convencer a Merkel y Macron para que no se vieran con Juan Guaidó.

Es el diario ‘La Razón’ el que publica este viernes que Moncloa ocultó a las autoridades portuguesas que el vuelo en el que viajaba Delcy Rodríguez cruzaría primero su espacio aéreo. De esta forma, la número dos de Venezuela vulneró la prohibición de la UE de no pisar espacio Schengen.

El avión en el que viajaba Delcy Rodríguez entraba en el espacio aéreo portugués el 19 de enero a las 23:25 horas. Y aterrizaba a las 00:12 horas de España ya en la madrugada del 20. La aeronave sobrevoló territorio de Portugal en la zona de Lisboa.

La Embajada venezolana en Madrid avisó de que Rodríguez iba en el avión cuando ya estaban sobrevolando el Atlántico. Exteriores comunicó a Interior este hecho que, a su vez, se comunicó a Moncloa.

Aunque valoraron la posibilidad de prohibir que el avión sobrevolara la Península Ibérica, finalmente el Gobierno decidió hacer la vista gorda. Y encargó a Ábalos que se desplazara a Barajas para hacer frente a la situación.

Lo que sí decidió el gabinete de crisis en Moncloa fue no avisar a Portugal de que ese avión sobrevolaría su espacio aéreo. De hacerlo, corrían el riesgo de que las autoridades portuguesas no dejasen seguir su ruta a la aeronave. La ley no obligaba a España a informar a Portugal, pero sí la lealtad entre socios comunitarios.

Macron y Merkel

A su vez, este viernes se conocía también que Moncloa intentó convencer a Macron y Merkel para que plantaran a Juan Guaidó.

Fue precisamente el pasado 20 de enero cuando Guaidó comenzaba su gira internacional. Lo hacía en Colombia, donde se reunía con otros mandatarios. Tras recibir a Delcy Rodríguez, desde Moncloa presionaron a varios de los países que iba a visitar el presidente encargado venezolano. Especialmente, a Francia y Alemania.

Moncloa pretendía que ni Macron ni Merkel recibieran a Guaidó, según publica el diario ‘ABC’. Especialmente fueron intensas las presiones a París. El entorno de Guaidó se encargó de contrarrestarlas de manera exitosa, ya que el presidente francés acabó viéndose con el venezolano.

Finalmente, Guaidó fue recibido por Boris Johnson en Reino Unido, por Merkel y Alemania, por Macron en Francia, por Trudeau en Francia y por Borrell en Bruselas. Después, recibió una calurosa y prolongada ovación en el Capitolio de EEUU. En España le recibió la ministra de Exteriores.

Publicidad

Comentarios