Julio Anguita ha muerto a los 78 años de edad. El histórico líder de Izquierda Unida fallecía en Córdoba tras sufrir un infarto hace una semana. Repasamos su biografía.

Publicidad

El ex coordinador federal de Izquierda Unida (IU), Julio Anguita, ha muerto a los 78 años en la ciudad de Córdoba. El histórico dirigente sufría un infarto el pasado sábado 9 de mayo en la ciudad andaluza. Muy grave, ingresaba en la UCI del Hospital Reina Sofía. Una semana después, no ha podido superar la parada cardíaca y fallecía.

El califa rojo de Córdoba, como era conocido, ya que fue alcalde de la ciudad, ha estado una semana con ventilación mecánica hasta el momento de su muerte. Antes de llegar al hospital, un equipo del 061 le realizaba prácticas de reanimación cardiopulmonar. Posteriormente, era intubado. Sin embargo, nada se ha podido hacer por salvar su vida.

Anguita sufría problemas cardíacos desde hacía más de 20 años. De hecho, se sometió a varias operaciones. En 1993 tuvo un primer ataque al corazón, en plena campaña de las elecciones generales. Por entonces, aún era secretario general del Partido Comunista de España. El segundo infarto le llegaba en 1998, afectando a la segunda arteria coronaria. Fue ingresado en el mismo hospital donde este sábado fallecía. Se le practicó un cateterismo.

Un año después tenía que meterse de nuevo en quirófano de urgencia para instalarle un triple bypass. Fue entonces cuando decidió retirarse de la política. En 2003 volvía a ser operado y sufrió arritmias en 2009 y 2014.

Biografía del ‘califa’

Nacido en Málaga, Córdoba es sin embargo la ciudad que le catapultó a la política. De familiar de militares, decidió estudiar Magisterio y se licenció después en Historia. En 1972 se afilió al entonces ilegal Partido Comunista de España (PCE). Y en 1977 accedió al llamado Comité Central del partido en Andalucía.

El año 1979 fue su salto definitivo a la política de primera línea. Ganó las elecciones municipales en Córdoba y formó gobierno de coalición con PSOE, UCD y PSA. Se convirtió así en el primer y único alcalde comunidad de una capital de provincia. Entonces, los medios le apodaron el ‘califa rojo’. Sobrenombre por el que se le seguiría conociendo hasta su muerte.

A pesar de los problemas de su gobierno y la crisis económica, su popularidad fue en aumento entre la población cordobesa. Así, en 1983 era reelegido alcalde aunque dimitió en 1986 tras sus numerosos enfrentamientos. Poco después, se convertía en el candidato de Izquierda Unida para presidir la Junta de Andalucía.

Dos años más tarde era elegido secretario general del PCE y al año siguiente se pondría al frente de Izquierda Unida, siendo elegido diputado en las elecciones de 1989.

Portavoz también de IU en el Congreso entre 1993 y 1996, bajo su mandato el partido obtuvo sus mejores resultados electorales. Republicano convencido, dejaba su cargo pidiendo a la militancia lucha en las calles. Tras sus problemas de salud, Anguita cedía la candidatura a la Presidencia a Francisco Frutos en el año 2000. Ese mismo año, Gaspar Llamazares le sustituiría somo coordinador general de IU.

Tras estar más de 8 años como parlamentario, decidió renunciar a la pensión de jubilación como ex diputado. Hasta su muerte, sólo recibió la pensión que le correspondía como profesor de colegio.

Vida personal

Casado en primeras nupcias con Antonia Parrado Rojas, se casó en 2007 con María Agustina Martín Caño, a quien conoció en el Instituto Blas Infante de Córdoba, donde se incorporó como maestro tras dejar la política activa.

Era padre de dos hijos, Ana Anguita Parrado y Julio Anguita Parrado. Éste último, periodista, trabajó como corresponsal de guerra en Irak. El 7 de abril de 2003, moría tras alcanzarle un misil. Un duro golpe que Julio Anguita recibía minutos antes de intervenir en un acto.

Tras comunicar él mismo la muerte de su hijo, dejó una frase que ya se ha convertido en una de las más repetidas como expresión antibélica en España: «Malditas sean las guerras y los canallas que las hacen».

Publicidad

Comentarios