El Palacio de Hielo se convertirá en una morgue para Madrid durante la crisis del coronavirus. El colapso de las funerarias ha provocado que el centro comercial ceda sus instalaciones para el mantenimiento de los cadáveres.

Publicidad

Ante la saturación de las funerarias, la empresa concesionaria del Palacio de Hielo en Madrid ha ofrecido sus instalaciones para convertirse en morgue durante la crisis del coronavirus. El centro comercial posee una pista de patinaje sobre hielo, con lo que cuentan con el mecanismo necesario para mantener el frío y, por tanto, el mantenimiento de los cadáveres.

De momento, se desconoce en qué momento comenzará a funcionar como morgue. Pero la Comunidad de Madrid ya ha dado el visto bueno para trasladar a los fallecidos hasta allí.

La UME será la encargada de trasladar y custodiar los féretros. Está ya ultimando un protocolo de actuación en consenso con el Gobierno regional.

Según publica el diario ‘El País’, ha sido la Comunidad la que ha pedido las instalaciones. Entienden que se podrá tener así «el frío necesario para el mantenimiento de los cadáveres». Estos se colocarán sobre «una superficie técnica de material polimérico de unos 2 ó 3 centímetros de espesor». Se instalará encima de la famosa pista de hielo del centro comercial. Se evitará así que el hielo entre en contacto directo con el cuerpo.

En las instalaciones del Palacio de Hielo se realizará también el almacén de los féretros, debidamente identificados.

Cerca del Ifema

Abierto en 2003, el Palacio de Hielo está situado en el barrio de Hortaleza, muy cerca de Ifema, donde se ha instalado un hospital de campaña. En su mayoría, con camas para pacientes leves y moderados.

A la utilización del Palacio se une el cierre este martes de la Funeraria Municipal de Madrid. Almeida ha asegurado que la falta de material para sus trabajadores impide que pueda seguir funcionando.

La semana pasada, la Empresa Municipal de Servicios Funerarios de Madrid ya había reforzado el servicio de crematorio, con más personal. Así, los cuatro hornos para incineraciones estaban funcionando las 24 horas del día.

Éstos si seguirán trabajando con normalidad si funerarias privadas envían cuerpos para cremaciones o inhumaciones. Siempre en féretro cerrado, como se ha hecho estos días.

Publicidad

Comentarios