El paro en los tiempos del Covid-19 ha batido todos los récords, para mal. Más de un millón de empleos se han destruido y hay 55.000 parados más. Los datos de la EPA del segundo trimestre, que coincide con el estado de alarma, son demoledores.

El segundo trimestre del año dejó a 55.000 personas más en paro, lo que supone un 1,6% más que en el trimestre anterior. Además, se perdieron más de un millón de empleos, siendo la consecuencia más directa en el paro de la crisis sanitaria del Covid-19 y del estado de alarma.

Así lo confirman los datos de la EPA, publicados este martes. El paro bate todos los récords negativos. El segundo trimestre de este 2020 es ya el peor en datos desde el mismo periodo de 2012, cuando el desempleo subió en 63.100 personas. La pérdida de empleos, además, ha superado todos los registros desde la crisis de 2008.

Al terminar el mes de junio, el total de parados se situaba en 3.368.000 mientras el número de ocupados era de 18.607.200 personas. La tasa de paro crecía nueve décimas, hasta el 15,3%, según el INE. La EPA del segundo trimestre sigue reflejando los efectos del Covid-19.

Los datos no incluyen a aquellos que se encuentran en un ERTE pero sí refleja a quienes tienen reducción de jornada en las horas efectivas de trabajo realizadas. Éstas han disminuido un 22,5% respecto al primer trimestre del año.

En total, 13.901.000 personas trabajaron entre abril y junio. Lo que equivale a poco más de un tercio de la población de más de 16 años.

Parados e inactivos

El aumento del paro en 55.000 personas no refleja la realidad. Y es que el INE señala que no todos los que perdieron su empleo pasaron a clasificarse como parados. Una parte considerable son inactivos. Esto explica el aumento de los mismos durante el segundo trimestre del año, que supone 1.062.800 personas más.

El incremento de la inactividad se debe a que el confinamiento y el cierre de empresas impidió a 1.628.500 personas buscar empleo. A pesar de estar disponibles para trabajar.

Comentarios