Alfonso Alonso ha presentado su dimisión como presidente del PP, a la vista de sus desavenencias con la dirección nacional del partido. ¿Qué ocurre ahora con la facción vasca de la formación?

Publicidad

Después de ser fulminado como candidato a lehendakari, el siguiente paso de Alfonso Alonso estaba claro: presentar su dimisión como presidente del PP en el País Vasco. Y dicho y hecho. Así lo hacía este pasado martes a última hora, entre lágrimas. Su adiós dejaba descabezado al partido en su sección vasca. ¿Qué pasará ahora?

La dirección nacional del PP podría constituir una gestora que llevara las riendas del partido en la comunidad vasca. Sin embrago, no quieren tomar una medida tan excepcional cuando las elecciones autonómicas están tan próximas.

Por eso, ha decidido apostar por un relevo natural, ajustado a los estatutos del partido. Y a la espera de renovar la formación después de los comicios. Consideran que la gestora es demasiado traumática y apuestan así por aplicar el artículo 48.3 de sus estatutos.

Este artículo establece que puede hacerse cargo de las funciones de presidente la secretaria general de los populares vascos. En este caso, Amaya Fernández, quien ha sido designada de manera automática e interina.

En un comunicado, el PP confirma que asume el cargo y que tiene «el apoyo y la confianza de la dirección nacional». Y pide que se reme «en la misma dirección» tras el terremoto de estos últimos días.

Dimisión de Alonso

Fernández asume el cargo después de la esperada dimisión de Alfonso Alonso. Tras su destitución como candidato a lehendakari, era más que previsible que dijera adiós a su cargo de presidente.

Y así lo hacía ante la Junta Directiva regional de su partido en Vitoria este pasado lunes. En Génova ya se esperaban esta renuncia. Y Pablo Casado agradecía después la «entrega» de Alonso. «Muchas gracias, Alfonso Alonso, por tu entrega y dedicación a Vitoria, al País Vasco y a España en defensa de la libertad de todos. El Partido Popular seguirá siendo siempre tu casa», le escribía a través de Twitter.

En su comparecencia, Alonso no pudo reprimir las lágrimas. Se marchó emocionado y «agradecido» al partido en el que ha estado más de 30 años. Reconoció que no cuenta con la «confianza» de la dirección nacional porque tienen una «manera diferente de entender lo que es España». Por eso, «en esas circunstancias es imposible seguir con esta responsabilidad».

Sobre su futuro, aseguró que no sabía cuál sería. «Termino ahora mi etapa política, lo mejor de vida», decía. «Voy a abrir otra etapa y no sé en qué va a consistir todavía», comunicaba. Sí confirmó que seguirá siendo militante del PP vasco y que no dejará de defender su «compromiso» con la comunidad vasca.

Publicidad

Comentarios