La Junta Electoral tiene sobre la mesa la posibilidad de dar traslado a la Fiscalía de la gravedad de los hechos y ordenar a los agentes que retiren los símbolos.

Publicidad

Quim Torra se ha negado a retirar los lazos amarillos de los edificios públicos. Y todo ello, a pesar de que el órgano que arbitra los periodos electorales le exigió que los quitara.

La Junta deberá tomar una decisión

La Junta se va a reunir esta semana de manera urgente. El motivo es determinar cuál será su siguiente paso para forzar a la Generalitat a cumplir la ley electoral. Como recordó este pasado martes el Gobierno, la Junta tiene sobre la mesa la posibilidad de dar traslado a la Fiscalía de la gravedad de los hechos.

Previsiblemente, la Fiscalía ordenará a los Mossos d’Esquadra que retiren los símbolos. Esto sería una novedad en los 40 años de democracia. Ya que nunca se había llegado tan lejos en la desobediencia a la Junta.

Alta probabilidad de que se cumpla con el cometido

Ambas cosas no son incompatibles. La Junta acudirá a la Fiscalía con toda seguridad y preparar un paso más. Ya la Junta Electoral apercibió a Torra de que si persistía en su negativa a cumplir con la ley electoral podría incurrir en posibles “responsabilidades penales” por su “desobediencia”.

El Gobierno a la espera

Después de que este martes la Delegación del Ejecutivo en Cataluña remitiera a este organismo sobre la presencia de lazos amarillos en los edificios en públicos más representativos, el Gobierno se encuentra a la espera de la decisión que adopte la Junta.

Por otra parte, el presidente del Partido Popular, Pablo Casado, ha insistido a Sánchez que tome cartas en el asunto. Y es que ha exigido al presidente que ponga “todos los mecanismos a su alcance” incluida la Policía y las delegaciones de Gobierno.

Publicidad

Comentarios