Vox quiere implantar en los colegios de Madrid y Murcia un pin parental. Pero, ¿qué es? Serviría, dicen, para que los padres autoricen de forma expresa la asistencia de sus hijos a charlas.

Publicidad

Un mecanismo de control. Es, básicamente, el pin parental que propone Vox implantar en los colegios de Murcia y Madrid. Los de Abascal quieren que los padres autoricen la asistencia de sus hijos a actividades complementarias incluidas en el currículum escolar. Sobre todo, las relacionadas con ciertos temas.

La medida está apoyada por organizaciones de ultraderecha como Hazte Oír. Y pretende que los padres tengan que autorizar previamente a sus hijos de forma expresa. Una vez hayan sido informados sobre las actividades a realizar.

Incluir esta medida de control es una de las condiciones de Vox para apoyar los presupuestos de Madrid y Murcia. La puesta en marcha del pin parental supondría reconocer que los padres pueden vetar la asistencia de sus hijos a charlas y talleres sobre diversidad sexual, entre otros temas. Y es que la iniciativa está especialmente enfocada a paralizar los cursillos relativos a homofobia y diversidad LGTBI.

Formulario del pin

Vox ha enviado ya un formulario titulado ‘Pin parental. Solicitud de información previa y autorización expresa’.

“Ante la posibilidad de que mi hijo/a pueda ser adoctrinado en ideología de género contra mi voluntad y contra mis principios y valores morales, a través de contenidos curriculares en asignaturas, actividades tutoriales, talleres y clases sobre ideología de género, así como una educación afectivo sexual que incumpla el artículo 27.3 de la Constitución Española y los derechos que me asisten como padre, para que nuestros menores sean educados de acuerdo con nuestra ideología, nuestras propias convicciones y en el respeto a las mismas”, dice el primer párrafo.

“Por todo lo anterior, me dirijo a usted para solicitarle: Que el Centro que usted dirige nos informe previamente a través de una AUTORIZACIÓN EXPRESA sobre cualquier materia, charla, taller o actividad que afecte a cuestiones morales socialmente controvertidas o sobre la sexualidad, que puedan resultar intrusivos para la conciencia y la intimidad de mi hijo/a…”, continúa.

Publicidad

Comentarios