El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha explicado este martes el plan de desescalada aprobado por el Consejo de Ministros. Constará de 4 fases, durará hasta junio y se aplicará según las provincias y la incidencia del Covid-19 en cada una de ellas.

Publicidad

Desde hace días, Sánchez había estado anunciado que el plan de desescalada sería gradual, progresivo y por territorios. Y así lo ha confirmado este martes al explicar las 4 fases de las que se compondrá. El presidente del Gobierno explicaba la hoja de ruta, que comenzará oficialmente el próximo 11 de mayo. Este periodo durará entre 6 y 8 semanas, hasta finales de junio. Y se aplicará según las provincias, dada la incidencia diferente en cada territorio.

En su comparecencia, muy esperada, Sánchez arrancaba dando el pésame a las familias de los más de 23.000 fallecidos por Covid-19. A ellos les ha prometido celebrar el homenaje que se merecen «de toda la sociedad» y en «público», una vez termine la pandemia y sea posible realizarlo. «Tienen mi palabra de que así será», ha dicho.

El plan de desescalada, decía después, es la «recompensa» por el esfuerzo del confinamiento. Los contagios y la situación sanitaria permiten afirmar que «hemos doblegado la curva» de la pandemia.

La hoja de ruta, explicaba Sánchez, se ha basado en tres premisas principales. La primera, siguiendo las recomendaciones tanto de la UE como de la OMS. Y fijándose en las experiencias internacionales para reactivar la economía y la vida social. En segundo lugar, tomando como ejemplo las enseñanzas de otros lugares, adoptadas a la recuperación propia y a la vuelta a la vida de manera segura. Y en tercer lugar las recomendaciones de los expertos de todos los sectores. No solo sanitarios sino también empresarios, sindicatos y sociedad civil. «Este plan es un trabajo colaborativo», aseguraba.

Sánchez ha insistido en que el plan será gradual, se llevará a cabo con unidad y cooperación. Y serán las CCAA las que más tengan que decir a la hora de pasar a las provincias de una fase a otra.

Lo que se prohíbe hasta que toda España haya llegado a la fase última es el desplazamiento entre provincias.

Fase 0: preparación

«Estamos inmersa en ella», ha dicho Sánchez. Se trata de ofrecer medidas de alivio al confinamiento como la salida de los niños o permitir realizar deporte individual al aire libre a partir del 2 de mayo. Se podrán abrir también locales con cita previa como restaurantes con servicio a domicilio. Nunca para consumir la comida en el local. Siempre con la máxima protección. Los deportistas profesionales podrán retomar su actividad de manera individual. Y los locales públicos también reabrirán con medidas específicas.

Fase 1: inicial

Se realizará por provincias. Se podrán abrir pequeños comercios pero no los centros comerciales, para evitar aglomeraciones. Las terrazas también podrán volver a abrir, con limitación de aforo, así como los hoteles, sin poder utilizar las zonas comunes. Se establecerán horarios preferentes para los mayores de 65 años a la hora de comprar. Y las actividades hasta ahora restringidas de agricultura y pesca podrán reiniciarse. Los lugares de culto podrán volver a abrir también, aunque deberán limitar su aforo a un tercio.

Fase 2: intermedia

Se podrán reabrir los colegios y centros para menores de 6 años, a fin de acoger a aquellos niños cuyos padres tengan que trabajar presencialmente. También se estudiará abrir para clases de refuerzo. Sin embargo, la reapertura total se contempla únicamente para septiembre. Sí se garantiza la celebración de la Selectividad. Se reabrirán además el sector de la cultura, como cines y teatros, siempre con límite de aforo. Podrán celebrarse actos de hasta 50 personas en lugares cerrados y de 400 al aire libre siempre y cuando puedan estar sentadas. Se ampliará al 50% el aforo en los lugares de culto. Y los restaurantes con servicio de mesa podrán abrir asegurando la separación entre comensales y con un tercio de su aforo.

Fase 3: avanzada

Los restaurante y bares podrán estar al 50% y procurando dos metros de distancia. Las medidas serán menos restrictivas.

Todas las fases se irán detallando poco a poco y se revisarán quincenalmente. Se espera que todo el plan de desescalada dure entre 6 y 8 semanas. Por lo que hasta finales de junio no se espera la vuelta completa a la nueva normalidad.

Sánchez ha insistido en el uso de mascarillas en transporte público en todas las fases. Y ha hecho hincapié también en que la nueva normalidad durará hasta encontrar una vacuna eficaz contra el Covid-19.

«Entramos juntos y saldremos juntos», ha insistido al final de su comparecencia. También ha apelado a la responsabilidad individual y ha asegurado que se podrá dar marcha atrás si los contagios aumentan.

Todas las provincias, además, se encuentran en la fase 0 ahora. El próximo 4 de mayo está previsto que las islas de Gomera, Formentera y El Hierro pasen a la fase 1 por su particular control de la epidemia. El resto de provincias e islas está previsto que pasen a la fase 1 el próximo 11 de mayo.

Sánchez también ha confirmado que pedirán otra prórroga del estado de alarma. Aunque no ha detallado si será la última o se irán pidiendo aplazamientos hasta terminar el plan de desescalada.

Publicidad

Comentarios