Junqueras tiene un plan para lograr la inmunidad, poniendo además de paso al Supremo en un brete. El diputado de ERC ha pedido salir de la cárcel para recoger su acta como europarlamentario.

Publicidad

Oriol Junqueras ha abierto un nuevo frente en el Supremo. El objetivo no es otro que lograr la ansiada inmunidad parlamentaria que allane su futuro político aunque sea condenado en el juicio por el 1-O.

Su defensa ha pedido al alto tribunal que le permita salir de prisión el próximo 17 de junio. Tendría que acudir al Congreso para realizar los trámites necesarios para adquirir su condición eurodiputado. Es el día elegido por la Junta Electoral para que los políticos electos entreguen sus acreditaciones, juren o prometan la Constitución y reciban sus credenciales. Ya con esa documentación podrán acudir al Parlamento Europeo.

Un trámite indispensable ya que, hasta entonces, la Junta Electoral no da a Estrasburgo la lista de los 54 eurodiputados españoles elegidos el pasado 26M. Y el Europarlamento, sin tener esa lista, no acredita a ningún líder político.

Además, los que aparezcan en esa lista tienen que cumplimentar después el resto de trámites en Bruselas. En un plazo hasta el 28 de junio. Y tendrán que acudir a la sesión constitutiva de la Eurocámara el 2 de julio. Ese es el objetivo de Junqueras, ya que desde entonces gozaría de inmunidad parlamentaria.

Su defensa, de momento, apela al precedente del propio Supremo. El tribunal ya le dio permiso para ir a recoger su acta como diputado. Y también para asistir a la sesión constitutiva del Congreso.

Sin embargo, fuentes del Supremo aseguran que el reglamento del Europarlamento es diferente. Algo que condicionará la decisión del tribunal, que tiene que estudiar a fondo si conceder o no el permiso.

“Inviable” ir a Bruselas

Es más que probable que el Supremo pueda dar el permiso a Junqueras para recoger el acta de eurodiputado. Lo que muchos tachan de “inviable” es que acuda el 2 de julio a la sesión constitutiva del Parlamento Europeo.

Ese movimiento supondría movilizar a una escolta policial para todo el viaje. Y solicitar la colaboración de todos los países europeos por los que tenga que pasar.

La decisión de darle inmunidad corresponde al Parlamento Europeo. Casi con total seguridad, sus abogados pedirán que la Eurocámara solicite una orden al Supremo para que lo pongan en libertad. A partir de ahí, sería Bruselas el que tendría que decidir, aunque lo más probable es que rechacen la solicitud. Para entonces, el juicio por el 1-O habrá terminado y estará visto para sentencia.

Publicidad

Comentarios