Pedro Sánchez ya tiene un plan con Podemos por si hay investidura fallida en julio, como parece previsible. Seguirá negociando con la formación morada, pese a que aseguraba que la alternativa solo podían ser nuevas elecciones.

Publicidad

El PSOE mantendrá las negociaciones con Podemos incluso si hay investidura fallida en el mes de julio. Pese a que desde el entorno de Sánchez se había asegurado que si no llegaban a Moncloa a la primera, habría nuevas elecciones, parece que el plan es continuar negociando.

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, advertía que “no va a haber segunda vuelta” en la investidura. Era un momento de verbalizar que la investidura sale en este mes de julio o la alternativa es otra llamada a urnas. Sin embargo, parece ahora una amenaza que solo pretende ser elemento de presión a Podemos.

Si, como parece, la formación de Iglesias provoca una primera investidura fallida, es no romperá la negociación con el PSOE. La cúpula socialista defiende que habrá que seguir buscando un acuerdo con el partido ‘morado’.

En el Gobierno y en el PSOE sostienen que no se van a mover de su posición. Y que no aceptarán la entrada de Podemos en el Consejo de Ministros. Aunque sí están dispuestos a incorporar a miembros de la formación de Iglesias en cargos intermedios.

Sin miedo a elecciones

En el entorno socialista confían en no tener que repetir elecciones. Pero reconocen que no sería un problema. Y es que están convencidos de que mejorarían los resultados del 28 de abril. Creen que conseguirían una subida sustancial de escaños. Por lo que podrían plantearse gobernar en solitario y tendrían más fácil formar Gobierno.

De hecho, creen que Podemos sería el gran perjudicado. Porque el ciudadano tiende a castigar a la formación que percibe como un obstáculo para conformar el Ejecutivo. Por eso, esperan que los ‘morados’ que teman perder su escaño, presionen a la formación para lograr un acuerdo.

El próximo 2 de julio, Sánchez se reunirá con Meritxell Batet para acordar la fecha de la investidura. Probablemente, se fijará para la segunda o la cuarta semana del mes. A fin de evitar así que, de repetirse las elecciones, coincidan con el puente de Todos los Santos del 1 de noviembre.

Publicidad

Comentarios