Pablo Casado ha presentado ya el programa del PP para el 28A. Las propuestas más destacadas de sus 102 páginas se dejan por el camino temas espinosos como el aborto o la corrupción.

Publicidad

El Partido Popular, de la mano de Pablo Casado, ha presentado este lunes su programa electoral para el 28A. El documento consta de 102 páginas, donde no hay prácticamente mención a dos de los temas más espinosos del partido: aborto y corrupción. Tampoco incluye medidas para el colectivo LGTBI.

La presentación ha tenido lugar en Barcelona. Y han decidido destacar un bloque dedicado a la “transparencia y regeneración”. Sin embargo, no incluye una sola medida específica para la lucha contra la corrupción.

El PP se limita a asegurar que si llega al Gobierno, reformará la “financiación de los partidos políticos para, entre otras medidas, acentuar la transparencia de sus cuentas, hacer un mayor control de los préstamos que reciben, regular el crowdfunding y agravar las consecuencias en caso de que el Tribunal de Cuentas no apruebe los balances presentados”.

Tampoco hace mención Casado al aborto. Uno de los temas que más ha dividido a los populares. Tan sólo una frase asegurando que el partido defenderá “la cultura de la vida, la maternidad y las familias”.

Se posiciona al lado de “de las mujeres”. Y evita “dejar solas a las que reclaman asistencia de las instituciones”. “Pondremos en marcha oficinas municipales de Ayuda a la Mujer Embarazada para que ninguna mujer deje de ser madre por su situación económica, social o familiar”, recogen.

“Mejoraremos la protección social y las ayudas a jóvenes embarazadas y familias jóvenes, especialmente ayudas a la formación y continuación de sus estudios, adaptando, si fuera necesario, temporalmente su periodo de escolarización, de manera que la maternidad no suponga un obstáculo”, aseguran.

Revolución fiscal

El PP propone “reforzar la cohesión nacional mediante una batería de medidas legislativas como la Ley de Lengua”. También “la Ley de Símbolos Nacionales y la Ley de Concordia”. Entre otras cosas, “se tipificará la convocatoria ilegal de referendos y se prohibirán los indultos por rebelión y sedición”.

Entre algunas de sus medidas, también, una iniciativa para “garantizar el correcto cumplimiento del requisito de prestación de juramento o promesa de la Constitución por parte de todos los cargos electos y autoridades públicas”. Prohibirán “cualquier variación o añadido que desnaturalice o vacíe de contenido dicho acto de acatamiento”.

Casado también ha querido resaltar que impulsará “una revolución fiscal”. Reducirá el IRPF, situando el tipo máximo por debajo del 40%. Bajará el impuesto de Sociedades a un tipo máximo del 20%.

Y asegura que eliminará los impuestos de Sucesiones, Donaciones y AJD. Además, blindará “fiscalmente el ahorro para la jubilación”.

Publicidad

Comentarios