Sánchez presentará este martes su “Programa Común y Progresista”, en el que detallará qué propondrá a Iglesias para evitar otras elecciones. Su plan de cooperación, aunque primero intentará negociar el programa y, después, la forma de colaborar.

Publicidad

Chamartín es el lugar elegido por Pedro Sánchez para presentar su nueva hoja de ruta, con  300 medidas que suman “las previstas en el programa socialista, propuestas de Unidas Podemos y las sugerencias recogidas en las reuniones con los colectivos”. Será un documento con el que propondrá a Podemos colaborar en el Gobierno.

Las propuestas abarcarán desde el empleo hasta la cohesión territorial. También tendrán cabida la digitalización, la lucha contra la desigualdad social, la emergencia climática o el feminismo. Todas ellas bajo el lema “Construir Gobierno”.

Tras reunirse en 24 ocasiones con más de 350 personas de diferentes colectivos sociales, Sánchez arroja un acuerdo con el que pretende convencer a Iglesias.

Tercera vía

Tras fracasar la primera investidura y después de paralizar las negociaciones, el presidente del Gobierno acude con una “tercera vía” a Podemos. Según él mismo revelaba en una entrevista en ‘El País’, se trata de “un nuevo método que haga posible la formación de un gobierno progresista”.

Hasta ahora, el PSOE había propuesto un gobierno en solitario y con apoyo de Podemos en su programa. También un gobierno de cooperación en el que figurarían personas independientes de prestigio que se movieran en la órbita de Podemos, así como incluir a miembros del partido en altos cargos del Estado, siempre fuera del Consejo de Ministros.

Ahora, Sánchez se presentará con una tercera vía. “Reivindico que se puede perfectamente cooperar durante los próximos cuatro años con una opción distinta al Gobierno de coalición que plantea Unidas Podemos”, ha dicho.

Sin embargo, poco se sabe de esta opción todavía. El misterio se revelará este martes, con la presentación del “Programa Común y Progresista”.

Tras esto, Sánchez empezará de nuevo con los contactos con sus posibles socios. Los primeros, el PNV y el PRC. Parece probable que emplace a Iglesias para la semana que viene, lo que dejará a ambos partidos apenas un margen de 15 días para encontrar una solución al bloqueo político antes de ir a elecciones de nuevo.

En buen momento

Los socialistas creen que están en un buen momento para negociar.  A diferencia de Podemos porque, según ellos, “nadie les entiende”. “Iglesias se ha evidenciado que se ha quedado sin discurso”, dicen desde el PSOE.

También han criticado su actitud en el Congreso hace una semana, en el debate del Open Arms.

Todos los partidos afinarán su estrategia ante los movimientos de Sánchez. La derecha no parece que sumará si hay nuevas elecciones. Por el contrario, el PSOE amplía su distancia con el resto de formaciones. E incluso hay quien les da mayoría absoluta junto a Podemos si se convocan nuevos comicios.

Publicidad

Comentarios