Vox ha lanzado una nueva propuesta a PP y Cs a cambio de renunciar al Gobierno de la Comunidad de Madrid: crear un programa único común. La formación dejaría así de lado su exigencia para formar parte del Ejecutivo.

Publicidad

Vox ha decidido finalmente renunciar a su propuesta de entrar en el Gobierno de la Comunidad de Madrid. A cambio, eso sí, que PP y Cs conformen con ellos un programa único común. En él, compromisos como la colaboración con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado para identificar a los inmigrantes ilegales. O también la supresión de las subvenciones destinadas a financiar lo que consideran “chiringuitos” ideológicos.

“Hemos venido a defender ideas, no a pedir consejerías”, ha dicho este miércoles Rocío Monasterio. “Aquellos partidos que quieran nuestros votos deberán respetar a nuestros votantes, deberán dejar de insultar, deberán no hacer cordones sanitarios (…) y deberán suscribir abiertamente un acuerdo”, ha subrayado.

Los plazos

La formación de Abascal ha abierto ahora un periodo de negociaciones con todos los partidos. Una etapa de plazos, que terminará el 2 de julio a las 14:00 horas. Esa será la fecha límite para proponer un candidato a la presidencia de la Comunidad de Madrid.

Esta vez no exige sentarse en una mesa a tres. Pero sí que tanto PP como Cs firmen un documento considerado de “mínimos” para recibir su apoyo.

Vox exigirá ahora que se firmen por escrito unos compromisos que se engloban en tres pilares básicos: “prosperidad, libertad y legalidad”. A partir de ahí se desarrollan algunas de las medidas. Entre ellas, “suprimir las subvenciones destinadas a financiar chiringuitos, entes públicos, sindicatos, patronales o empresas públicas dependientes de la Comunidad de Madrid que tengan carácter ideológico, que no respondan a criterios razonables de uso del dinero o que supongan una duplicidad de competencias”.

Publicidad

Comentarios