El PSOE ha fijado ya un calendario de investidura para Sánchez. La primera opción es que se celebre antes de Navidad, por lo que ha acelerado los contactos y espera tener los apoyos necesarios en los próximos días o semanas.

Publicidad

Después de lograr un rápido acuerdo con Podemos, el PSOE quiere repetir rapidez y recabar todos los apoyos necesarios para la investidura, que pretende se celebre en la semana del 16 de diciembre. De cumplirse el calendario que se ha fijado el partido, Sánchez sería presidente antes de Navidad.

El próximo lunes 17 de noviembre, los nuevos diputados irán a recoger sus actas al Congreso. Pero la Cámara Baja no se constituirá oficialmente hasta el próximo 3 de diciembre. Ese día, sus señorías jurarán o prometerán acatar la Constitución. Se elegirán también a los miembros de la Mesa y se elegirá al presidente del Congreso.

Después, el nuevo presidente/a de la Cámara acudirá a Zarzuela para informar al Rey con el fin de que pueda abrir una ronda de consultas con todos los partidos que tienen representación en el Congreso.

Ronda con el Rey

Es previsible que ya para entonces todos los acuerdos estén cerrados. Así, el Rey podría nombrar a un candidato para la investidura esa misma semana.

De momento la fecha de la ronda de consultas no se conoce. Se da la circunstancia de que el 6 de diciembre se celebra en el Congreso la tradicional recepción institucional con motivo del Día de la Constitución. Por lo tanto, está por ver si la ronda se convoca antes o después de esa fecha.

En cualquier caso, se calcula que el 12 de diciembre se acabará el plazo de cinco días hábiles para formar los grupos parlamentarios de la Cámara. Después, la Mesa deberá ratificarlos para constituir la Junta de Portavoces.

Con todas estas fechas, se prevé que la semana del 16 de diciembre pueda ser la primera en la que convocar un Pleno de investidura. Será entonces cuando ya estén constituidos los grupos parlamentarios y la Junta de Portavoces.

De tener todos los apoyos para entonces, Sánchez podría ser así elegido presidente del Gobierno antes de Navidad. En el Pleno necesita mayoría absoluta (176 escaños) en primera votación. Si no, tendrá que esperar 48 horas y sumar más síes que noes en una segunda votación.

Riesgos

Para el calendario de la investidura hay que tener en cuenta también los riesgos. Y que esa primera votación determinará los plazos en caso de repetición electoral.

En caso de que la investidura fracase, se pone en marcha un plazo de dos meses. Si en ese tiempo no se ha nombrado a ningún presidente de Gobierno, las Cortes se disolverán y se celebrarán elecciones 47 días después.

Si Sánchez logra ser investido en ese primer Pleno, podría tomar posesión de su cargo la semana antes de Navidad. Y nombrar así antes de que acabe al año a todos sus ministros. Pese a ello, no sería hasta enero cuando se celebraría la Sesión Solmene de Apertura de Legislatura, presidida por el Rey.

Después de eso tendrán que conformarse las comisiones, constituirse como tales y que la Mesa las autorice.

Si Sánchez no fuera investido, se abre un plazo de dos meses para lograrlo. Eso implica que si no se lograra, se disolverían Cortes a mediados de febrero, celebrándose de nuevo elecciones como pronto el 5 de abril.

Contactos

A fin de evitar una repetición electoral, el PSOE ha acelerado los contactos para recabar los apoyos necesarios. El objetivo es que el 3 de diciembre Sánchez tenga ya el compromiso de los 6 diputados del PNV, los tres de Más País-Compromís y el resto de algunos partidos minoritarios como PRC, Teruel Existe o BNG. Además de los ya asegurados de Podemos.

Adriana Lastra comenzaba ya este pasado miércoles los contactos con algunos partidos. Y aunque es una primera conversación, es probable que en unos días tengan claro quiénes están por la labor de apoyar el Gobierno de coalición y quiénes no.

Publicidad

Comentarios