El PSOE ha cerrado ya su acuerdo para gobernar en Navarra. Lo ha hecho con nacionalistas y con Podemos. Y, de momento, sin Bildu, que tendrá que sumarse de manera positiva o en forma de abstención.

Publicidad

La socialista María Chivite encarrila su llegada al Gobierno de Navarra después de lograr el visto bueno de nacionalistas y Podemos. Este viernes se cerraban los últimos flecos en la reunión, tras cuatro días de negociaciones.

Según ha explicado la propia Chivite, se trata de un proyecto ambicioso, centrado en las personas. Los grandes avances sociales y la convivencia serán sus pilares fundamentales. Ha querido dejar claro que es respetuoso con la Constitución y el estatuto navarro.

El acuerdo se ha cerrado junto a Podemos y Geroa Bai. “Hoy Navarra expresa la capacidad para trabajar desde la diferencia por el bien de las personas”, ha dicho Uxue Barkos. En el documento, dice, se ejercita “un reconocimiento a la pluralidad”, lo que intuye un favorecimiento del euskera.

Desde Podemos, Eduardo Santos asegura que “lo que estamos presentando hoy es el qué”. Y ha querido destacar el “valor performativo que refleja la pluralidad de Navarra”. Ha reflejado también que se han conseguido superar las diferencias. “A partir de aquí se darán otros pasos para la investidura”, ha dicho, lo que indica que todavía no se ha hablado de la forma que tendrá el próximo Gobierno de Navarra.

Sin Blidu de momento

Con el acuerdo, Chivite contará con el respaldo de 23 de los 50 parlamentarios. Lo que supone que no tiene mayoría absoluta. Ni tan siquiera mayoría simple. Pero nadie duda de que Bildu dará su abstención para permitir a la socialista gobernar.

Los socialistas necesitan sí o sí a los 7 diputados de Bildu para impedir una presidencia de Navarra Suma, que llega a los 20 diputados.

Sin embargo, los de Otegi no han formado parte de las negociaciones por petición expresa del PSOE.

Publicidad

Comentarios