En mitad del caos, el PSOE ha decidido culpar al PP de su pacto con Bildu para derogar la reforma laboral de 2012. Aseguran que los populares «dejaron tirados a los españoles».

Publicidad

Después de la división interna y el caos entre los propios ministros del Gobierno, el PSOE ha decidido buscar un culpable de su pacto con Bildu. Ha sido el secretario general del Grupo Socialista en el Congreso, Rafael Simancas, el encargado de defender el acuerdo para derogar íntegra la reforma laboral de 2012. Y ha culpado directamente al PP de ello.

«El Partido Popular dejó tirados a los españoles», ha dicho en varias entrevistas en televisión. Es el mismo argumento que utilizó este jueves el ministro Ábalos, a pesar de que los siete votos de Bildu eran irrelevantes en la votación de prórroga del estado de alarma. El voto de los abertzales no cambiaba nada. Y es que el Gobierno había logrado ya el apoyo necesario con los síes de Ciudadanos y PNV.

«Era necesario. Nos jugamos la vida de nuestras familias y las de millones de españoles. Había que sacar adelante la prórroga del estado de alarma y el PP dejó tirados a los españoles», ha insistido Simancas en su tour televisivo.

Pese a la división del Gobierno, Simancas ha señalado que hay que pedir responsabilidades a Pablo Casado «por desentenderse». «No teníamos todos los votos. Si siete diputados del sí hubieran votado no, no tendríamos estado de alarma. Los 88 votos del PP tienen su responsabilidad», ha insistido.

Elogios a Lastra

Tras el lío con el pacto, fuentes del Gobierno señalaban el caos a una mala gestión de los representantes socialistas. A todas luces, Adriana Lastra, portavoz del PSOE en el Congreso y encargada de las negociaciones con Bildu.

Simancas ha querido defenderla asegurando que «hoy hay gobierno gracias a su trabajo y hoy tenemos 16 reales decretos leyes gracias al trabajo de Adriana Lastra». «Y hemos prorrogado cinco veces el estado de alarma, salvando vidas, gracias a su trabajo», ha manifestado.

Respecto a la CEOE, que ha roto el diálogo con el Gobierno, Simancas ha pedido tranquilidad porque «los aspectos más lesivos de la reforma laboral se derogarán en diálogo con los agentes sociales». Y ha añadido que «no hay otra alternativa». Un mensaje que subraya que los socialistas se desentienden de la derogación íntegra anunciada.

Publicidad

Comentarios