El PSOE ha entregado ya a Bildu la alcaldía de Huarte, como prometió. Un pago por la investidura de María Chivite como presidenta de Navarra. Ahora es Alfredo Arruiz quien ostenta el bastón de mando en la localidad.

Publicidad

Nada fuera de guión. El PSOE ha seguido lo estipulado, como estaba previsto desde la investidura de María Chivite, y ha dado la alcaldía de Huarte a Alfredo Arruiz, de Bildu. La coalición abertzale ostenta así el bastón de mando gracias a los votos de su formación y a los de Geroa Bai. Los socialistas navarros, por su parte, han contribuido al no sustituir a su única representante en el Ayuntamiento, Amparo López.

Ésta dejaba la alcaldía para ser directora de Interior de Chivite. Con este movimiento, los socialistas dejaban vía libre a Bildu para retomar el poder en esta localidad navarra.

En total se han contabilizado 12 votos. Los seis a favor, representados por cinco de Bildu y uno de Geroa Bai. Y Seis para el candidato independiente, Iñaki Crespo, actual alcalde en funciones. El edil ha contado con los cuatro votos de su grupo y los dos de Navarra Suma. El empate se ha resuelto a favor de Bildu al haber sido la formación más votada en las pasadas elecciones.

Entregando esta alcaldía a Bildu, el PSOE cumple el pago por la investidura de María Chivite. Lo que permitió a la candidata socialista salir elegida presidenta de Navarra hace algo más de mes y medio.

Ya en el debate de investidura, la parlamentaria de Bildu Bakartzo Ruiz, que estaba en el pleno de Huarte este martes, exigió a Chivite que devolviera las alcaldías que el PSN había arrebatado a Bildu pese a ser la lista más votada.

Designada alcaldesa de Huarte, Amparo López forma ahora parte del Gobierno de Chivite. Su puesto como edil, aseguran desde el PSN, ha sido imposible de cubrir. Según el secretario de Organización y hombre fuerte de Chivite, Ramón Alzórriz, no han sido capaces de convencer a ninguno del resto de integrantes de la lista de Huarte para ocupar el puesto. Ni siquiera al actual presidente del Partido Socialista de Navarra, Fabricio Potestad. 

“Supliremos esa baja en Huarte, pero ahora no ha habido tiempo, estamos en periodo de vacaciones y también ha influido el conflicto político que se ha vivido en Huarte en los últimos meses”, ha dicho Alzórriz al diario ‘El Mundo’.

El PSN niega así cualquier tipo de pago a Bildu por la investidura de Chivite. Sin embargo, pocos son los que se creen este argumento.

Críticas de la oposición

UPN, PP y Ciudadanos han rescatado ya el discurso de Bakartzo Ruiz. Y Navarra Suma ya anticipó, al constituirse el Gobierno de Chivite, que la alcaldía de Huarte pasaría a manos de Bildu.

Navarra Suma estaba dispuesta, como ha hecho, a dar sus votos al candidato independiente Iñaki Crespo. El objetivo era evitar así una alcaldía de Bildu.

El propio Crespo ha calificado de “insólito” el argumento de PSN para no tener ningún representante en el pleno de este martes en Huarte. Sobre todo, teniendo en cuenta que desde el pasado 12 de agosto la dirección de los socialistas navarros habría podido encontrar sustituto.

Desde el PP, además, han recordado el apoyo de Navarra Suma y los independientes a Amparo López en su momento para impedir la designación del candidato de Bildu.

“Ahora su sustituto ha decidido no tomar posesión con el fin de ceder el paso a EH Bildu”, ha dicho Ana Beltrán (PP). “Esta cesión confirma que existe un pacto oculto de María Chivite y Pedro Sánchez con EH Bildu”, añadía. Un argumento compartido por Albert Rivera. El líder de Cs lo ha dejado claro en Twitter.

Publicidad

Comentarios