PSOE y ERC encaran este martes una nueva reunión. Y lo hacen tras su encuentro secreto de este lunes, con la ralentización de los republicanos y la ‘mesa de conflicto’ pues en la agenda del Congreso.

Publicidad

Después de dos reuniones públicas, los equipos negociadores de PSOE y ERC se veían de nuevo las caras este pasado lunes. Lo hacían, además, en secreto, según desvela ‘El Periódico’. Con la ralentización de los republicanos como punto clave y la ‘mesa de conflicto’ puesta en la agenda del Congreso.

La reunión se prolongó desde después del mediodía hasta entrada la tarde. Y acudían los máximos representantes de los equipos negociadores de ambos partidos. Se trataba de una cita previa al encuentro de este martes, confirmado por las dos formaciones.

Sin duda, el calendario es uno de los puntos clave de estas reuniones. ERC impone su ralentización en el proceso. Y es que están esperando a que el Tribunal de la UE falle sobre la inmunidad de Oriol Junqueras como europarlamentario. Algo que sucederá el 19 de diciembre. Pero quieren llegar a un acuerdo antes del 21 del mismo mes. Fecha en la que se celebra el congreso de ERC. La formación quiere evitar que se convierta en un cónclave que derive en una especie de plebiscito sobre el acuerdo.

Si el Tribunal de la UE sanciona la inmunidad de Junqueras, el marco general de la negociación, seguramente, cambie. Lo que sí ha hecho ERC es rebajar las expectativas y asegurar que “no se puede avanzar con prisas”. Dejando claro que “vamos a enero”, según María Vilalta. “Vemos muy complicado un acuerdo antes de Navidad, casi imposible”, añadía.

Pese a ello, en Ferraz se muestran optimistas. Y creen que la negociación está más asentada y avanzada de lo que pueda parecer públicamente.

‘Mesa de conflicto’

La reunión de este martes se prevé fundamental para impulsar el proceso de diálogo entre la Generalitat y el Gobierno, que tanto pide ERC. Tras definirlo ambos como “conflicto político”, hace días que trabajan en la llamada ‘mesa de conflicto’.

Una de las fórmulas que se baraja es crear una comisión especial para la resolución del conflicto. Sería específica entre la Generalitat y el Estado y podría ser aprobada previamente por el Congreso.

El refrendo previo en las Cortes podría ayudar al PSOE para justificarla. Aunque tampoco se descarta que un acuerdo entre ambos gobiernos avale su creación. Lo que parece claro es que a ERC no le sirve algo que no sea “una vía institucional”. Y es que han rechazado, por ejemplo, la propuesta de que el diálogo se desarrolle en la comisión bilateral Generalitat-Gobierno, contemplada en el Estatuto de Cataluña.

Publicidad

Comentarios