El PSOE ha decidido romper con Geroa Bai su acuerdo en Navarra. Algo que acerca a la plataforma Navarra Suma al Gobierno y, sobre todo, a la presidencia de la Mesa del Parlamento.

Publicidad

A escasos minutos de que se constituyera la Mesa del Parlamento de Navarra, el PSN (Partido Socialista de Navarra) y Geroa Bai han dado por rotas sus negociaciones. La exigencia de éstos últimos para que EH Bildu esté en esa Mesa autonómica ha tirado por tierra el posible pacto. Y es que los socialistas no querían a los herederos de ETA en el organismo rector del Parlamento navarro. Sí estaban dispuestos a darle la presidencia al grupo de Uxue Barkos. Sin embargo, la ruptura con Geroa Bai acerca a Navarra Suma a este cargo.

En las negociaciones, que se daban por cerradas este pasado martes a medianoche sin llegar a un acuerdo, también participaron Podemos e Izquierda-Ezkerra.

Las decisiones del PSOE navarro serán claves para la investidura de Pedro Sánchez. Y es que el acuerdo con Geroa Bai les hubiera alejado de UPN, que se ha planteado abstenerse si no se pactaba con Bildu.

Los de Uxue Barkos establecían como línea roja la “estabilidad”. Y la entendían como un pacto de todas las fuerzas, a excepción de Navarra Suma. “Formar un Gobierno con 23 parlamentarios [la mayoría absoluta se sitúa en 26] cerrando la puerta a un lado del Parlamento, sería dejar la estabilidad del Ejecutivo en manos de Navarra Suma, y eso no es estabilidad”, decía Barkos.

Sin embargo, es lo que va a suceder. Los socialistas, visiblemente enfadados, han asegurado que se van a votar a sí mismos. Si cada formación hace igual, los candidatos constitucionalistas de Navarra Suma serán los más votados. Se harán así con la Presidencia, la vicepresidencia y la primera secretaría. Una situación que les permitiría controlar el Parlamento navarro.

Gobierno

La ruptura entre PSN y Geroa Bai tendrá también, seguramente, consecuencias en el Gobierno de Navarra. Puede acabar con las pretensiones de la socialista María Chivite de presidir la comunidad navarra.

Las relaciones entre ambas formaciones se tensaron el pasado sábado. Los socialistas decidieron votarse a sí mismos en todos los Ayuntamientos, sin respaldar a los nacionalistas.

Publicidad

Comentarios