El PSOE asume ya una legislatura corta, pese a que Sánchez asegura que la “gobernabilidad va a ser ahora más fácil”. Los socialistas, además, han iniciado ya la cuenta atrás para la investidura.

Publicidad

Nada de inquietud. Ese es el mensaje que transmiten desde el PSOE en cuanto a llegar a un acuerdo de investidura cuanto antes. La cuenta atrás se ha iniciado ya, aunque los socialistas asumen que la legislatura será corta.

Y es que será difícil que el Gobierno ‘Frankenstein’ pueda ponerse de acuerdo durante cuatro años para sacar adelante leyes y Presupuestos. Aún así, Sánchez asegura que “la gobernabilidad va a ser ahora más fácil”.

Sin darle al PP y Cs un tiempo para reflexionar y sopesar una salida al escenario postelectoral, Sánchez quiere ya mandar desde Moncloa. Está convencido de que sacará adelante su investidura en la semana del 16 de diciembre.

De aquí a entonces, el círculo del presidente asegura que hay “margen” para buscar aliados. Todavía quedan muchos detalles que cerrar. Y los más cautos en Ferraz pronostican una legislatura “corta”.

El PSOE, al mismo tiempo, intenta mitigar el efecto Iglesias. Después del pánico que el propio Sánchez desató al asegurar que no dormiría tranquilo con ministros de Podemos, ahora busca dar la imagen de un proyecto “ilusionante” e incluso “histórico”.

Obstáculos

En Ferraz son conscientes, a la vez, de los obstáculos que se encontrará Sánchez por el camino. Será un Ejecutivo que dependa de populistas, nacionalistas, separatistas, minoritarios e incluso Bildu. Demasiada heterogeneidad que polarizará la vida pública.

La aritmética deja claro que será muy difícil sacar adelante la legislatura más allá de dos años.

Publicidad

Comentarios