Carlos Iturgaiz será finalmente el candidato a lehendakari en la coalición electoral PP-Cs. Sustituye al fulminado Alfonso Alonso, regresando a la vida política y recuperando el espíritu de Aznar para los populares.

Publicidad

El PP fulminaba a Alfonso Alonso como candidato a lehendakari este pasado domingo e, inmediatamente, se anunciaba que ese puesto lo ocuparía Carlos Iturgaiz. Regresa así a la vida política, tras retirarse a mediados de 2019. Con él, el PP recupera el espíritu de Aznar e intenta agrupar a todo el PP vasco, ya que Iturgaiz apoyó a Saénz de Santamaría en las primarias populares.

Nacido en Santurce en octubre de 1965 (54 años) comenzó su carrera política como apoderado de las Juntas Generales de Vizcaya y como concejal del Ayuntamiento de Bilbao en 1991. Un cargo que ocuparía hasta 1995. Y es que un año antes comenzaba su labor en el Parlamento vasco. Lugar que no abandonó hasta su elección como eurodiputado.

Secretario general del PP vasco en 1993, pasó a ser presidente en 1996. Dirigió a los populares vascos hasta 2004.

Ya fue candidato a lehendakari en 1998, mientras Jaime Mayor Oreja era ministro de Interior. Logró un gran éxito electoral, llevando al PP a ser segundo en las elecciones. Algo hasta entonces inaudito.

En 2004 dio el salto a Europa, siendo eurodiputado hasta el año 2014, cuando no pudo revalidar su puesto. Aunque continuó en el Parlamento Europeo gracias a que Arias Cañete ascendió como comisario y él subió en la lista.

Decidió retirarse de la política en abril de 2019, cuando el PP le relegó al puesto 17 de la lista europea. Un gesto que muchos vieron como castigo por haber apoyado a Saénz de Santamaría en las primarias, y no a Casado, actual líder de los populares. En todos estos meses, desde entonces, ha apoyado a los populares en las diversas elecciones y ha seguido vinculado al partido.

El espíritu de Aznar

La elección de Iturgaiz lleva al PP a un discurso más conservador. Y recupera a aquella generación de políticos que hicieron frente a ETA. Muchos aseguran que el espíritu de Aznar resucita con su candidatura a lehendakari.

De hecho, ETA intentó asesinarle en al menos do ocasiones. Una de ellas, junto a la dirección del PP vasco en el cementerio de Zarautz.

Publicidad

Comentarios