Ramón Espinar lidera ya a los críticos de Podemos y pide un Vistalegre 3 de manera inmediata y urgente. El exlíder de la formación morada en Madrid se presenta ya como alternativa a Iglesias y Montero.

Publicidad

La crisis interna de Podemos está a punto de hacer saltar al partido por los aires. Los resultados electorales,tanto del 28A como del 26M, han ahondado en la grieta que divide en dos a la formación morada. La caída en picado de votos ha hecho ya a los críticos con Iglesias y Montero a plantear una refundación de los órganos de dirección. Y Ramón Espinar se ha erigido ya como líder de esta corriente.

El exsecretario general de Madrid, antes muy cercano a Pablo Iglesias, abandonó el partido por no querer competir con Errejón tras la fuga de éste. Ahora, pide una Asamblea y “reflexión y cambio”.

Espinar ha pedido ya un Vistalegre 3 de manera urgente e inmediata. Considera que el proyecto político de Podemos puede tener futuro. Pero los “Iglesias-Montero” no. Así, abandera la necesidad de una alternativa de liderazgo.

Lo hace en una tribuna en eldiario.es, en la que muchos han visto una presentación para ser él mismo la alternativa de la que habla.

Voces críticas

La de Espinar es solo una de las muchas voces críticas que piden a Iglesias un cambio. De hecho, el día de su dimisión, pensaba reunirse con varios barones de Podemos para dirigir una alternativa en Toledo. Tras los resultados del 26M, el liderazgo actual quedó herido de muerte. Y algunos como José García Molina, líder de Castilla-La Mancha y anfitrión de la conjura que se ha fraguado durante meses.

Espinar no ha dudado en hacer un duro diagnóstico de la gestión de Iglesias y su equipo al frente de Podemos. Y señala cinco crisis concretas: de resultados, orgánica, de alianzas, de análisis y de proyecto.

“Un gobierno de coalición supone una catástrofe estratégica”, dice además. “Podemos pasaría de representar una irrupción popular y desde abajo a consolidarse como una élite política a la izquierda”, asegura. Y añade que “no está claro qué consigue Podemos alentando un imaginario que convierte a los independentistas en parte del bloque progresista y al espacio del cambio en un actor subordinado al PSOE”.

“Ya no es tiempo de aprender de los errores, sino de aprender del fracaso”, concluye Espinar en su crítica. Y termina pidiendo de nuevo una Asamblea Ciudadana. Con ello espera “recuperar el rumbo y a los compañeros que hemos perdido por el camino”.

Publicidad

Comentarios