Carles Puigdemont y Dolors Montserrat han protagonizado en la Eurocámara un tenso rifirrafe. El primero del expresidente catalán que, por primera vez, admitía réplicas.

Publicidad

Carles Puigdemont asistía este miércoles a su tercer pleno en la Eurocámara y, por primera vez, dejaba turno de réplica. La elegida, Dolors Montserrat, con quien protagonizaba un rifirrafe a costa de las acusaciones del expresidente catalán a España.

El debate versaba sobre la Conferencia sobre le futuro de Europa. Puigdemont no dudaba en acusar a España de ser “el primer estado en la UE que ha recibido sanciones por no cumplir las reglas europeas”. No especificó, eso sí, a qué sanciones se refería.

Por su parte, Dolors Montserrat le ha acusado de ser “un prófugo de la Justicia”. Y de atentar “contra el estado de Derecho”. También de “robar dinero público”. “Esta semana ha empezado para usted lo que usted más teme: se le va a aplicar la ley”, le ha dicho.

“Inmunidad no es impunidad, nadie en esta cámara está por encima de la ley”, le advertía.

Puigdemont replicaba a su vez advirtiendo que no se puede atacar la presunción de inocencia y reclamando que precisara “a qué condenas se refiere usted, a qué delitos he cometido para hacer semejante afirmación en esta cámara”.

Cambio de táctica

En su tercer día en la Eurocámara, Puigdemont cambiaba de táctica y pasaba de evitar el cara a cara al rifirrafe con Montserrat.

De hecho, la eurodiputada del PP era una de las que había pedido réplica en días anteriores. También lo hizo Luis Garicano, de Ciudadanos. Y José Ramón Bauzá no dudó en mostrar un cartel con la palabra “prófugo” al no dejarle replicar.

Publicidad

Comentarios