Alber Rivera ha dejado claro este martes a Pedro Sánchez que no facilitará su investidura pese a las peticiones de la patronal, los empresarios y el PP.

Publicidad

El encuentro entre Rivera y Sánchez en Moncloa apenas ha durado 50 minutos. Menos, incluso que el tiempo que estuvieron hablando el presidente del Gobierno y Pablo Casado. Pero tiempo suficiente para que el líder de Ciudadanos haya dejado claro que no piensa facilitar la investidura al jefe del Ejecutivo.

Rivera dejaba clara su postura pese (o precisamente por ello) a las presiones de la patronal, los empresarios y el propio PP. Todos ellos habían invitado al líder de Cs a facilitar la investidura de Sánchez. De hecho, patronal y empresarios consideraban el escenario de un pacto entre ambas formaciones como el mejor para la economía española.

Pero no se dará. Rivera ha asegurado contundente que “nosotros no estamos para corregir lo incorregible, que es Pedro Sánchez”. El líder de Cs da por hecho que el PSOE tiene ya un pacto con Podemos, por lo que se posiciona como líder de la oposición. En rueda de prensa, aseguraba que ejercerá una oposición “firme en los principios liberales y constitucionales, y leal a España”. Y no duda en autoproclamarse como el principal opositor ante “la descomposición del PP”.

En cuanto al desafío catalán, Rivera ha afirmado que estará vigilando constantemente. “Para que no se pisotee ningún artículo de la Constitución”, ha dicho. Y también para que Sánchez “no meta la mano en el bolsillo a las clases medias”.

Reunión con Iglesias

Tras encontrarse con Casado y Rivera, a Sánchez le espera una tercera reunión, con Pablo Iglesias. Será este martes por la tarde. El líder de Podemos llega a Moncloa dispuesto a pedir un Gobierno de coalición.

“Vamos a trasladar nuestra disposición al diálogo sin líneas rojas, sin ultimátums y sin arrogancia, con mucha claridad”, ha dicho el líder de Podemos.

Publicidad

Comentarios