Albert Rivera desafía estos días a sus críticos y no ha dudado en retarles a crear otro partido para “que el sanchismo campe a sus anchas”. El líder de Ciudadanos rechaza todas las presiones y defiende su postura de ‘no’ a Sánchez.

Publicidad

Tras unos días desaparecido, Albert Rivera volvía ante los medios este viernes. Y lo hacía para sacudirse las presiones internas y externas para apoyar de alguna manera la investidura de Sánchez. El líder de Ciudadanos no ha dudado en desafiar a sus críticos y proponerles crear otro partido que sí deje al “sanchismo campar a sus anchas”.

Rivera ha reivindicado la “autonomía” y “libertad” de su formación para “tomar sus decisiones” y “cumplir sus compromisos”. Entre ellos, el no a Sánchez.

No ha dudado en sacar pecho de la historia de su partido. Y ha reivindicado “la libertad para crecer, para hacerse mayor, para tomar decisiones” porque este es un partido de valientes, de gente sin tutelas, de gente autónoma”.

Rivera ha lanzado un discurso contundente y duro. Ha servido de preámbulo al Consejo General de Ciudadanos que se celebra este viernes. Y no ha dudado en animar a “los que piensan que el sanchismo tiene que campar a sus anchas” a que “presenten un partido político”.

Unas palabras que han sido interpretadas por todos como un duro aviso a los críticos. Un mensaje que llega al final de una semana complicada para la formación de Rivera. Unos días en los que han dimitido dos miembros de la Ejecutiva y de la votación que rompió la dirección el pasado lunes.

El líder de Cs ha reivindicado que su partido votará no a Sánchez en la investidura. Porque, dice, tienen que “decir no a los indultos”, “no a las concesiones a los nacionalistas” y “no al sablazo fiscal”.

Afianza liderazgo

Rivera también ha recordado que Sánchez “ya tiene mayoría con sus socios” de Podemos. Y ha asegurado que el sitio de Ciudadanos está en “hacer una oposición firme y contundente”. Eso sí, con “sentido de Estado”.

“Hoy me reafirmo: todos los que queráis remar en esta dirección sois mis compañeros”, ha dicho. Una clara alusión, de nuevo, a los críticos. Rivera reafirma así su liderazgo y afianza su posición al frente del partido. Ha logrado, además, un aplauso de más de un minuto ante los 300 miembros de la formación que le escuchaban.

Publicidad

Comentarios