Pedro Sánchez aceptará un único debate en televisión. Y propone que sea el 4 de noviembre, una fecha propuesta por TVE. Sin embargo, ante el interés de Atresmedia y Mediaset, insta a la Academia de Televisión a organizarlo. En él estará Vox, por lo que será a cinco bandas.

Publicidad

El Comité Electoral del PSOE ha hecho público este jueves que Pedro Sánchez sólo acudirá a un debate en televisión. Será uno a cinco bandas, con Vox entre sus rivales dialécticos. Y la fecha escogida es el 4 de noviembre. La misma que habría propuesto TVE.

Sin embargo, en el comunicado de los socialistas no se hace referencia a la cadena pública. De hecho, se deja abierto que pueda organizarlo otro grupo de comunicación. O, en una decisión más neutral, que sea la Academia de Televisión quien lo organice y las cadenas puedan escoger emitirlo.

Así, Sánchez rechaza también los cara a cara que propuso TVE para enfrentarle a Casado e Iglesias. El presidente del Gobierno en funciones elige un único duelo dialéctico a cinco bandas. Es decir, contra Casado (PP), Rivera (Cs), Iglesias (Podemos) y Abascal (Vox). Éste último debutará por primera vez en un debate de este estilo. Y es que en las anteriores elecciones no pudo participar al no contar con representación parlamentaria.

Precisamente la presencia de Vox en los debates previstos antes del 28-A desencadenó un enfrentamiento entre TVE y Atresmedia, con un Sánchez que primero dijo sí a la cadena privada y no a la pública, para terminar aceptando las dos. Sin embargo, la Junta Electoral decidió que Vox no podría participar por no contar con diputados en el Congreso. Algo que le sucederá a Errejón en esta ocasión.

Sin publicidad comercial

El comité electoral del PSOE también ha decidido eliminar la publicidad comercial exterior. Así como la instalación de banderolas en la campaña para el 10-N. Los socialistas aseguran que cumplen así con el acuerdo que propusieron al resto de partidos. Algo que supondrá un ahorro para todos.

El presupuesto general de campaña del PSOE se reducirá dos millones respecto a la de abril. Y el techo de gasto electoral se reducirá a la mitad, pasando de los 14 millones de abril a los 7 millones ahora.

Renuncian así a fabricar e instalar los carteles para colgar en postes o farolas en los sitios reservados como gratuitos por los Ayuntamientos. También rechazan contratar publicidad exterior o de espacios comerciales autorizados para la colocación de carteles y otras formas de propaganda electoral.

Publicidad

Comentarios