Pedro Sánchez ha admitido «errores» en la gestión de la crisis del Covid-19 pero ha pedido también autocrítica a las autonomías. Por su parte, la oposición dificulta la prórroga del estado de alarma.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha admitido este miércoles en la sesión de control en el Congreso los «errores» en la gestión de la crisis del Covid-19. Y los ha asumido, además, «en primera persona». Molesto ante las preguntas por la falta de autocrítica del Ejecutivo, ha reclamado que las autonomías también «comparan la autocrítica».

«Cada semana me preguntan lo mismo», ha respondido Sánchez a Edmundo Bal, portavoz de Cs. Éste le ha requerido sobre los «errores» de gestión. «Ningún gobierno puede presumir de haber acertado en todo. Hemos acertado en muchas cosas y no en otras. Asumo los errores de la gestión en primera persona», ha dicho.

A continuación, ha subrayado también los «aciertos» y ha afirmado que «España actuó antes que otros países». Y no ha dudado en detallar los errores de las autonomías gobernadas por el PP y Cs. Así, ha afeado que «Madrid ha sido el principal foco de la epidemia», y que su Gobierno «ha recortado sanitarios». O que en Murcia el presidente «se ha subido el sueldo, mientras hace recortes».

La respuesta de Sánchez llegaba después del visible enfado del presidente con Pablo Casado. El líder del PP le ha acusado de «mentir» al decir «que el 8-M se podía ir a la manifestación sin riesgo, al asegurar que los profesionales sanitarios estaban protegidos, al comprar material defectuoso a proveedores socialistas o en las cifras de los fallecidos». Casado también ha reprochado que no se declare luto nacional. Algo que le reclama desde hace tiempo.

El líder popular ha preguntado también si el Gobierno pedirá el rescate de España. Algo a lo que Sánchez no ha respondido. Y ha reprochado que solo «un 7% de los afectados» hayan recibido el dinero de los ERTE. También se ha mostrado contrario al plan de desescalada y ha afirmado que «está haciendo el ridículo y no nos pida que lo hagamos con usted».

Sánchez ha destacado que Casado «solo critica» y hay concluido que «hay salidas de la crisis y no serán una excusa para abaratar la transición ecológica o para recortar el Estado de bienestar como hicieron ustedes».

Estado de alarma

Las críticas de la oposición dificultan además aprobar otra prórroga del estado de alarma. Hasta ahora, el PP había votado a favor, pese a mostrar su desacuerdo en muchas medidas.

Está previsto, y así lo adelantó Sánchez el pasado sábado, que el Gobierno presente una nueva prórroga. Se extendería así el estado de alarma hasta finales de mayo.

Aunque la sesión ha tenido un tono menos bronco, el ambiente no favorece al Gobierno, que podría perder el apoyo para ampliar el estado de alarma. Ciudadanos ha dejado ya en el aire su apoyo a esa prórroga y ERC ha asegurado estar más cerca del no que de la abstención como en ocasiones anteriores.

Incluso el PNV anunciaba la semana pasada que si el Gobierno no pacta nuevas medidas con las autonomías le retirará su apoyo.

También el PP ha dejado claro que «no cuente con nosotros si sigue así». Sánchez reconocía entonces que la situación económica tras mes y medio de confinamiento «es gravísima».

El denominador común de las críticas de toda la oposición al Gobierno ha sido, sin duda, la falta de diálogo del Ejecutivo. Todos los partidos se han quejado de la falta de comunicación con ellos antes de hacer anuncios de impacto, como el plan de desescalada.

Comentarios