Pedro Sánchez ha admitido este jueves que llegaron «tarde» a la pandemia y que tendrían que haber declarado antes el estado de alarma. Además, anuncia una inminente «reforma fiscal» de cara a la recuperación.

«Con los datos que tenemos hoy, tendríamos que haber decretado el estado de alarma mucho antes». Así admite el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que llegaron «tarde» a la pandemia. Lo ha hecho en una entrevista televisada en el programa ‘Al Rojo Vivo’ (La Sexta) este jueves, en la que ha anunciado además una inminente «reforma fiscal».

Estará, ha dicho Sánchez, acompasada al ritmo de crecimiento de España, que ya de por sí está siete puntos por debajo de la media europea. Sánchez ha evitado concretar las medidas. Sobre todo, si habrá subida de impuestos como el IVA. Pero ha dejado claro que quiere «garantizar la justicia fiscal» y que el objetivo es «no dejar a nadie atrás». Algo que ha repetido insistentemente durante la crisis del Covid-19.

El presidente ha reivindicado la necesidad de «aumentar la capacidad de ingresos públicos» para hacer frente a la crisis. Y ha explicado que «las costuras fiscales han saltado» debido a la pandemia. Por eso, el Gobierno quiere aumentar esos recursos, fortaleciendo a su vez el estado de bienestar.

Sin dar mucho detalle, sí ha dejado caer impuestos a las grandes corporaciones o tributos medioambientales. Aunque no ha descartado tampoco subir los tramos más altos del IRPF.

Esta reforma fiscal y el incremento de los ingresos públicos serán claves para los próximos Presupuestos. Condicionados, además, por las ayudas que se esperan de la UE. Sánchez ha asegurado que quiere sacar adelante las cuentas con el mayor consenso político posible. Ha destacado además la «inteligencia política de Ciudadanos«, asegurando que han ocupado el espacio «que ha dejado vacante el PP».

Pese a ello, «la voluntad y responsabilidad del Ejecutivo es tender puentes a quienes quieran sumarse». Y entre ellos, sin duda, está ERC, sus socios de investidura. Respecto a su relación con los independentistas, Sánchez ha deseado que aparquen sus demandas para «anteponer la agenda de la reconstrucción». Y se ha preguntado «qué van a aportar» e llo. Sobre unas posibles elecciones en Cataluña, el presidente ha destacado que viven en un constante clima preelectoral. Y que espera que los comicios den pase a una fase de «estabilidad y concordia».

En cuanto al Gobierno de coalición, Sánchez ha querido destacar que la unión se ha «soldado» y que los ministros de Podemos han sido «leales». El Ejecutivo, ha dicho, está «más fuerte que nunca» y cree que la legislatura durará por ello los cuatro años legales.

Estado de alarma

En cuanto a la pandemia, Sánchez reconoce que con los datos actuales, «tendríamos que haber decretado el estado de alarma mucho antes». Pero también matiza que con la «información que teníamos entonces» se actuó «a tiempo». «Antes que muchos otros países», añade.

Como ya ha hecho en alguna ocasión, ha asumido «en primera persona» todos los errores del Gobierno. Pero sí ha dejado claro que las decisiones se tomaron «en base a criterios científicos».

Respecto a las críticas precisamente por actuar tarde, Sánchez se ha preguntado si en febrero la oposición habría apoyado un estado de alarma. Un momento en que había pocos contagios y ningún fallecido. «El PP en esta crisis ha actuado diciendo ‘dónde está el Gobierno que yo me pongo enfrente'», ha lamentado. Y ha hecho un nuevo llamamiento a la unidad política en estos momentos. «Es una obligación de Gobierno y oposición», ha señalado.

Ahora ya en nueva normalidad, el presidente Sánchez ha llamado a «disfrutar» de este periodo «sin bajar la guardia». Y ha recordado que «el virus sigue ahí».

Comentarios