Pedro Sánchez ha alabado la «moderación» con la que la Policía ha actuado antes los «violentos» y radicales independentistas la pasada semana en Cataluña. El presidente del Gobierno regresa a Madrid sin verse con Torra.

Publicidad

Convencido de que los «radicales y los violentos» están utilizando Barcelona «como teatro de operaciones» para tener mayor eco, Sánchez regresa a Madrid sin haberse visto con Torra. En su visita a algunos de los agentes heridos y a la Jefatura Superior de Policía, el presidente ha analizado lo sucedido estos días.

Y no tiene dudas de que el objetivo de estas protestas es que tengan más eco y se vea como algo más extraordinario de lo que realmente es. De ahí que haya defendido la «moderación» de la Policía, Mossos y Guardia Civil en estas situaciones.

Sánchez ha querido remarcar lo importante que resulta que las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado actúen con «moderación» para «asegurar la convivencia».

En unos vídeos difundidos por Moncloa en redes sociales, Sánchez ha querido trasladar a los policías que representan «un ejemplo de profesionalidad». También ha alabado su «vocación de servicio público». Y ha querido transmitirles un mensaje de «agradecimiento», «solidaridad» y «ánimo» ante esta crisis. Que, según ha vaticinado, persistirá un poco más en el tiempo.

Acompañado por el ministro de Interior, Grande-Marlaska, y la delgada del Gobierno, Teresa Cunillera, visitaba los hospitales donde permanecen ingresados los agentes heridos.

Sin reunión

Sánchez vuelve a Madrid sin haberse reunido con Torra, como éste le pedía. El viaje a Barcelona se produce en un momento de incomunicación casi total con la Generalitat.

Tras negarse a ponerse al teléfono en varias ocasiones, Sánchez enviaba este lunes una carta al presidente catalán. Le explicaba las razones por las que rechazaba hablar con él.

Publicidad

Comentarios