«Lo peor ha pasado». Pedro Sánchez se mostraba así de contundente en el Congreso para pedir la sexta y última prórroga del estado de alarma, al que sustituirá un decreto sanitario para evitar rebrotes en la ‘nueva normalidad’.

Publicidad

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, pide desde primera hora de la mañana la sexta y última prórroga al estado de alarma. Algo que conseguirá tras el acuerdo con Ciudadanos, ERC y PNV. Cuando termine esta situación excepcional, el 21 de junio, se aplicará un decreto sanitario con el que evitar rebrotes en la llamada ‘nueva normalidad’. Algo que ha anunciado desde la tribuna, después de asegurar que «lo peor ya ha pasado».

De nuevo, Sánchez ha insistido en que el estado de alarma es el instrumento «más eficaz» para luchar contra el coronavirus. Y ha hecho un balance «positivo» de la gestión de la desescalada. Además, ha defendido que los «cero fallecidos» de este martes y este lunes, es «un éxito de todos».

Sánchez ha reconocido que se han pasado «los peores meses de nuestra democracia». Y ha pedido de nuevo que «la política» sirva para combatir al virus «unidos». Lamentaba después que el Covid-19 sirve como «pretexto» en muchas ocasiones para dividir al contrario. «Y menos utilizando a las víctimas», añadía, quejándose a su vez de quienes intentan apropiarse de la bandera.

En su discurso, Sánchez ha justificado la nueva prórroga del estado de alarma para poder «acompañar» a las autonomías en los últimos pasos de la desescalada.

Nuevo decreto

Pero el paso a la ‘nueva normalidad’ no puede ir acompañado de libertad total. Por eso, el próximo martes, el Consejo de Ministros aprobará un decreto con medidas sanitarias para esa nueva etapa de convivencia con el virus.

Esas medidas regirán la vida del país después de que termine el estado de alarma. Es decir, a partir del 21 de junio. Sin embargo, no ha dado más detalles de las medidas que se tomarán entonces.

Además, Sánchez ha hecho una llamada a todos los partidos para terminar con la «mezquindad» en la política. El Gobierno, ha dicho, sólo tiene el «empeño y deseo» de salvar vidas. Y ha señalado que situaciones como la de EEUU demuestran que ningún Gobierno estaba preparado.

«Viva el 8M»

En su comparecencia, Sánchez ha tenido también tiempo para pedir que «trabajemos bajo la misma bandera». «La bandera es el símbolo de la nación. Tejida con 47 millones de hilos, representa nuestras lenguas, descubrimientos, patrimonio, pero también es el proyecto de un país común», ha dicho. Y ha asegurando contundente que «nadie tiene derecho a usar la bandera contra otro compatriota».

«No hay buenos ni malos españoles. No usemos la bandera como arma», ha sentenciado. Y ha pedido que se diga «no al veneno del odio, no al insulto y no a la provocación».

Por último, y tras la crisis de Interior y el vídeo en el que Irene Montero reconocía que la caída de asistentes a la manifestación del 8M se debía al miedo por el coronavirus, Sánchez ha lanzado un «¡viva el 8 de marzo!», con el que mostrar que es necesario.

Publicidad

Comentarios