Pedro Sánchez irá a por el apoyo de Podemos con o sin nuevas condiciones. Hará borrón y cuenta nueva, además de reunirse con organizaciones sociales para empujar a Iglesias a llegar a un acuerdo.

Publicidad

Pedro Sánchez parece haberse convertido en Pablo Iglesias. Desde Podemos aseguran que se ha apropiado de llevar a cabo sus propias formas de hacer política. No se explican que esté reuniéndose con organizaciones sociales y sindicales para escuchar sus demandas si ya lo hizo Podemos. Pero el presidente del Gobierno quiere hacer borrón y cuenta nueva y conseguir el apoyo de sus socios con o sin nuevas condiciones.

Mientras Sánchez e Iglesias intentaban llegar a un acuerdo, Podemos se reunía con esas mismas organizaciones sociales con las que ahora se reúne el presidente del Gobierno. El objetivo era tomar buena nota para profundizar en algunos de sus proyectos sociales.

El reproche de Podemos caerá en saco roto. Aunque quieren empezar a negociar en el mismo punto en que lo dejaron, el PSOE no está dispuesto. El camino de Sánchez para lograr su investidura desemboca en un programa en común sostenido por organizaciones y colectivos progresistas más que en Podemos. Y mostrará predisposición por aquellos partidos minoritarios que abogan por no repetir elecciones.

El objetivo de Sánchez sigue siendo el de lograr que los colectivos sociales presionen a Iglesias. El PSOE considera que su militancia y la de Podemos pueden llegar a alinearse. Y coincidirán en relación con la forma de abordar la negociación del Gobierno.

Los sindicatos, por su parte, no se decantarán por ninguna fórmula específica de Gobierno. Están interesados en abordar la reforma fiscal y de las pensiones, la derogación de la reforma laboral y en que haya un acuerdo de legislatura.

Los mismos apoyos

A día de hoy, Sánchez cuenta con los mismos apoyos de antes de la investidura. Ante las críticas de Compromís, esta vez se reunirá con Joan Baldoví en Valencia. Éste aseguró que Sánchez no había hablado con él antes de la investidura y que, por eso, se abstuvo.

De hecho, la única vía para el acuerdo sigue siendo la de Compromís, además del PNV y el PRC. Sin olvidar, claro, a Podemos. A partir del 20 de agosto, Sánchez se reunirá con los presidentes de PNV (Andoni Ortuzar) y el del PRC (Miguel Ángel Revilla).

Publicidad

Comentarios