Pedro Sánchez logrará aprobar este miércoles en el Congreso la sexta y última prórroga del estado de alarma. Y lo hará con más votos que en su investidura, ya que ha logrado sumar a Cs al bloque de partidos que le llevaron hasta La Moncloa.

Publicidad

El nuevo acuerdo con Ciudadanos terminaba por rematar los apoyos necesarios para que Sánchez pueda aprobar sin problemas una nueva prórroga del estado de alarma. Será la sexta y última. Durará hasta el 21 de junio y abarcará así todo el periodo de la desescalada, como pretendía el Gobierno desde el principio. El pacto con ERC y con el PNV le dará más votos incluso que en su investidura.

El presidente Sánchez conseguirá así mayoría absoluta, si no hay sorpresas. Pese a que ha ido perdiendo apoyos por el camino, la última prórroga se aprobará holgadamente. Y es que ha logrado sumar a Cs al bloque de partidos que le llevaron a La Moncloa hace unos meses.

Desde el Gobierno se insiste en que esos partidos de la investidura son los «socios prioritarios». Sin embrago, abren la puerta a seguir pactando con Cs para las diferentes iniciativas que se vayan presentando. «La nueva política consiste en un ejercicio permanente de acuerdo y diálogo que permita grandes consensos», dijo en rueda de prensa María Jesús Montero.

La ministra portavoz confirmó que la intención del Gobierno es «ampliar esa mayoría» de la investidura. Y los ojos se posan, tras la crisis del Covid-19, en los Presupuestos Generales del Estado. El Ejecutivo aspira a sumar de nuevo a Ciudadanos al bloque de apoyos. «Ojalá cuente no solo con la confirmación de aquellos que hicieron posible la investidura, sino con otras formaciones políticas que están trabajando conjuntamente con el Gobierno», dijo Montero. «Podemos aspirar a que un conjunto de fuerzas políticas superior a las que hicieron posible la investidura puedan participar de ese proyecto de presupuesto», añadió.

En el Gobierno ven a Ciudadanos «proclive» y con «ganas de aportar». Aunque la duda está en si apoyarán, como harán con la prórroga del estado de alarma, los Presupuestos. De momento, al menos, celebran su «disposición al diálogo». «Ya es más de lo que teníamos antes del estado de alarma», dicen.
Desde el Gobierno no han dudado tampoco en celebrar el acuerdo con la formación que lidera Inés Arrimadas. De hecho, el ministro Garzón también lanzaba el anzuelo a Cs para los presupuestos. Calificaba de «muy buena noticia» el acuerdo con la formación naranja. Y celebraba la ruptura de éstos «con el trifachito de Colón».

Acuerdos compatibles

El punto del acuerdo entre Cs y el Gobierno sobre que la desescalada sea igual en todos los territorios, soliviantó los ánimos de PNV, que aseguró que era una vuelta al mando único. Algo no pactado entre ellos y el Gobierno. Sin embargo, Montero aseguró que los acuerdos con las distintas formaciones encajan. «Queda patente que el Gobierno ha pactado los diferentes apoyos de los grupos teniendo en cuenta que todos fueran compatibles entre sí», zanjó Montero.

Por su parte, ERC ha destacado que el pacto con el Gobierno se hizo antes para dejar a Cs «en la irrelevancia». Y se siguen considerando socios prioritarios. Aunque se hayan hecho guiños a la formación naranja, creen que el apoyo de éstos es circunstancial. «Quieren quedar bien y desmarcarse de la derecha más rancia», razonan los republicanos.
Publicidad

Comentarios