El Gobierno de Sánchez aprueba este jueves un decreto par aponer fin “a la república digital” catalana, después de acusar a Torra de “violentar el Estado de Derecho en el mundo online”.

Publicidad

Pedro Sánchez anunciaba este jueves en una entrevista para Onda Cero que su Gobierno aprobará un real decreto ley para poner fin a la “república digital” catalana. “No va a haber independencia online ni offline”, ha dicho.

El Gobierno quiere poner coto así al proyecto de la consejería de Políticas Digitales y Administración Pública. Un departamento que dirige Jordi Puigneró. Éste apuesta por crear una república en la nube de Internet.

Sánchez ha justificado la nueva medida porque el independentismo está intentando “buscar reductos alegales” para difundir su plan. Por eso, han avanzado este proyecto de república digital. Pero con el real decreto se pondrá coto al desarrollo del mismo, ya que obligará a todos los servidores de las administraciones públicas a estar “en la UE y no en paraísos digitales”.

De esta manera, el Gobierno de Sánchez evitará que se puedan “usar los datos para fines espúreos, como está haciendo la Generalitat”. El presidente ha acusado a Torra de querer “violentar el Estado de derecho en el mundo online”. Con esta medida, ha remarcado Sánchez, van a “vigilar el potencial mal uso por parte de la Generalitat para la construcción de esa república digital”.

Reticente a aplicar mayores medidas, asegura que este decreto es adelantarse con “proporcionalidad” a los proyectos independentistas. Pero también ha aclarado que no tendría problema en aplicar la Ley de Seguridad Nacional ni la Constitución llegado el caso.

República digital

La apuesta por la república digital la explica desde hace tiempo Puigneró. Esta misma semana desvelaba que iban a poner en marcha una identidad digital catalana y hasta un proyecto de moneda propia.

Aseguraba que las herramientas digitales serían fundamentales “para hacer persistir a la nación catalana”. Al menos hasta que sea algo físico.

Puigneró confirmaba que trabajan para crear una red social que pretende construir una república catalana diferenciada del espacio físico. Requeriría de unas estructuras en las que también participarían el llamado Consejo de la República creado por Puigdemont en Bruselas.

El objetivo es construir un país independiente en forma de república en la red. Hasta el punto de que cada internauta podría disponer de una identidad digital propia y recibir servicios de la Administración. Ente ellos, el voto electrónico. También podrían compartir datos entre ellos y, a largo plazo, hasta disponer de moneda propia.

Publicidad

Comentarios