Pedro Sánchez puede respirar tranquilo. A última hora ha logrado atar los votos del PNV y aprobar así la quinta prórroga del estado de alarma. Los nacionalistas vascos han decidido finalmente votar a favor por quince días más.

Publicidad

Lo tenía difícil pero finalmente Pedro Sánchez conseguirá aprobar la nueva prórroga del estado de alarma, la quinta. Mantendrá así, al menos otros quince días, la situación de excepcionalidad surgida por el Covid-19. Será con los votos del PNV, atados a última hora mientras se celebraba la sesión en el Congreso.

La propuesta saldrá adelante con 177 votos a favor, por la mínima. Pero dejará una ruptura total en la Cámara Baja. E incluso dentro del propio Gobierno, ya que algunos de los socios de investidura comienzan a bajarse del carro.

A su llegada al parlamento, Sánchez no tenía los apoyos necesarios. Había logrado un acuerdo con Ciudadanos, pero necesitaba el respaldo de otros diputados para sacar adelante la prórroga. Sobre todo, después de que partidos como Compromís anunciara su voto en contra.

Las llamadas no han cesado y ha sido el portavoz de PNV en el Congreso, Aitor Esteban, el que ha anunciado el voto positivo de su partido. De esta manera, Sánchez ataba los síes de PSOE, Podemos, Ciudadanos, PNV, Más País, Coalición Canaria, PRC y Teruel Existe.

El Gobierno salva así a última hora una votación complicada, en la que ha tenido que modificar su plan inicial de alargar el estado de alarma hasta el 27 de junio. También será una prórroga diferente en tanto y en cuanto se dará más cogobernanza a las autonomías y sólo el ministro de Sanidad estará incluido en el mando único. Salen así los encargados de Defensa, Interior y Transportes. Es decir, los ministros Robles, Marlaska y Ábalos.

El apoyo del PNV

Aitor Esteban se ha congratulado de que el estado de alarma haya ido avanzando de acuerdo con las propuestas de su partido. De hecho, han conseguido una desescalada a la carta para el País Vasco.

Pese a ello, Esteban ha discrepado de la intención del Gobierno de promover modificaciones en las leyes sanitarias para mejorar la coordinación entre Administraciones. En su opinión, el sistema actual no funciona y no es conveniente correr riesgo de «centralización» una vez termine el estado de alarma.

Publicidad

Comentarios