Pedro Sánchez está este miércoles en el Congreso para pedir una nueva prórroga del estado de alarma, la quinta ya. El presidente del Gobierno la ha defendido para «no derrochar el esfuerzo del pueblo español».

Publicidad

Nuevo miércoles de votación en el Congreso. Como cada quince días, Sánchez acude ante la Cámara Baja para pedir una nueva prórroga del estado de alarma. Será la quinta y, aunque desde el Gobierno pretendían que durara un mes, hasta el 27 de junio, finalmente cedían a la petición de Ciudadanos, rebajándola a 15 días, como todas las anteriores. El líder del Ejecutivo ha defendido esta nueva prórroga con el fin de «no derrochar el esfuerzo del pueblo español».

En su discurso, Sánchez ha insistido en que «ante una situación excepcional sólo cabía aplicar una solución excepcional». Por lo que se ha hecho «lo que haga falta, cuando haga falta y como haga falta» para salvar vidas. Y ha recordado, de nuevo, que España «fue el primer país en declarar el estado de alama». No ha dudado en recalcar, también, que «siempre, siempre, siempre» se ha seguido el consejo de los expertos.

Por eso, y con varios titulares de prensa en la mano, ha justificado que todos los países han vivido la misma situación que España. Y que el Covid-19 era una «amenaza difusa» en febrero.

El presidente del Gobierno ha presentado otra vez su gestión de la crisis como ágil y eficaz frente al desafío sanitario. Pero también económico y social. Y ha pedido de nuevo reforzar el sistema de salud público porque «es el mejor dique de contención».

Para defender la quinta prórroga del estado de alarma, y tras un largo preámbulo repasando las anteriores, ha dicho que es necesaria porque «nadie tiene derecho a derrochar el esfuerzo que se ha hecho». El estado de alarma, ha dicho, ha resultado «beneficioso» para el país y es «el único camino posible para frenar la propagación del virus».

En este punto, ha recordado que de no haberlo aplicado, se habrían contagiado 30 millones de personas. Y la cifra de fallecidos habría llegado a 300.000. «Esto no son conjeturas, son hechos», ha dicho.

Quinta prórroga

La quinta prórroga, eso sí, llega con novedades. Ahora, el ministro de Sanidad, Salvador Illa, será la única autoridad competente. Salen así del mando único los titulares de Defensa, Interior y Transportes.

En esta nueva etapa se intensificará la cogobernanza con las comunidades autónomas que, según Sánchez, «nunca han perdido su corresponsabilidad en el ejercicio de sus competencias». Pero, ahora, irán recuperando todas sus facultades.

También ha recordado que el estado de alarma es «plenamente legal» y ha negado que haya leyes ordinarias que puedan hacer el mismo papel. Sí se ha comprometido a ir revisando y modificando las leyes sanitarias para adecuarlas a la situación que llegará tras el fin del estado de alarma.

Todavía, ha dicho Sánchez, «no es momento» de permitir la libre circulación. Tampoco la movilidad entre territorios, la apertura sin límites de comercios ni las manifestaciones sin restricciones. «Ha que desescalar con seguridad», ha dicho. «No parece sensato permitir sin límites este tipo de manifestaciones», ha insistido respecto a las protestas que se repiten estos días.

El líder del Ejecutivo ha asegurado que el estado de alarma no se alargará más de lo estrictamente necesario. Y ha terminado su discurso reconociendo que la situación económica será muy difícil. Ha avisado, además, de que la salida de la crisis depende de que la desescalada se haga con máxima precaución y no se den pasos atrás.

Sánchez no cuenta de momento con los apoyos necesarios. Aunque su acuerdo con Ciudadanos le lleva a estar un poco más cerca, necesita convencer a PNV para aprobarla. También lo está intentando con ERC, que de momento se mantiene en el ‘no’.

Publicidad

Comentarios