Pedro Sánchez tiene una estrategia planificada para que sean Iglesias, Casado y Rivera los que decidan, bloqueen o faciliten la formación de un Gobierno socialista. El plan del presidente es dejar que sean los otros quienes den los pasos.

Publicidad

“Ellos deciden o facilitan o bloquean”. Así se ha pronunciado Pedro Sánchez ante la ronda de consultas de este martes. Tres encuentros que empezarán con una reunión con Pablo Iglesias. El plan del presidente es trasladar la presión al resto de partidos.

Tanto es así que Sánchez ya ha amagado con repetir elecciones, aunque en Moncloa llevan trabajando desde el 28A en la estrategia negociadora. En Ferraz lo denominan ya como una partida de “ajedrez aleatoria”.

Sánchez presiona además a PP y Ciudadanos para que se abstengan. A la vez que rebaja las exigencias de Podemos. Y es que Iglesias sigue insistiendo en ocupar un ministerio. Concretamente, el de Trabajo. Sin embargo, desde el PSOE rechazan esta opción y apuestan por un Gobierno monocolor.

Batacazo

El presidente en funciones considera que Podemos ha quedado debilitado por el batacazo electoral del 26M. Y que no están en disposición de exigir entrar en el Gobierno. Sin embargo, Iglesias pondrá en valor sus 42 diputados, imprescindibles, por otro lado, para dejar a Sánchez gobernar.

En su ronda de consultas, Sánchez sólo se reunirá con los líderes de las otras tres formaciones más votadas. Para los independentistas y el resto de grupos, serán Adriana Lastra y Ábalos los que se encarguen de las reuniones pertinentes.

Publicidad

Comentarios