Pedro Sánchez ha descartado indultos y ha garantizado que los líderes del 1-O cumplirán sus condenas íntegras. También ha recordado que se puede aplicar el artículo 155 en cualquier momento.

Publicidad

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, ha comparecido ante los medios para descartar indultos a los condenados por el 1-O. Desde Moncloa, y tras conocerse el contenido de la sentencia, ha valorado la misma. Y ha garantizado que se cumplirán las condenas íntegras. También ha recordado que se puede aplicar el artículo 155 en cualquier momento.

En una declaración institucional pronunciada primero en español y luego en inglés, Sánchez ha dejado claro que no contempla el indulto. “Y como corresponde a un Estado social y democrático de derecho como el español, el acatamiento significa su cumplimiento. Reitero, significa su íntegro cumplimiento”, ha dicho.

Sánchez ha querido destacar que el juicio se ha desarrollado “con plenas garantías y absoluta transparencia”. Y ha llegado a definirlo como un “proceso judicial ejemplar”. El presidente ha confiado en contar con “la cooperación leal” de las fuerzas políticas “comprometidas con la Constitución”. Para actuar, ha dicho “con una sola voz”.

“Los partidos no deben estar detrás, sino al lado del Gobierno”, ha dicho desde Moncloa. Fuentes del Ejecutivo aseguran además que llamará este lunes por teléfono a Casad, Rivera e Iglesias para comentar la sentencia y posibles líneas de actuación.

Sánchez ha asegurado que el Gobierno “se mantendrá atento” a los acontecimientos. “En los próximos días, el Gobierno de España, que cuenta con todas las atribuciones que la legalidad le corresponde, se mantendrá atento, y garantizará la convivencia, la seguridad y el respeto a la legalidad democrática”, ha dicho.

El presidente en funciones ha reiterado en varias ocasiones la idea de que “todos somos iguales ante la ley”. Y que se inicia una nueva etapa en la que “con firmeza” se “aplicará la legalidad”. La única norma, ha recordado, solo puede ser “la ley y la Constitución Española”.

Diálogo

La sentencia es la culminación, a su parecer, del “naufragio de un proyecto político que ha fracasado”. “Deja tras de sí un triste saldo de dolor, enfrentamiento y fractura de la convivencia en Cataluña”, ha aseverado.

“Podemos iniciar una nueva etapa”, ha dicho. Eso sí, “si dejamos de lado los extremismos”. En este nuevo camino, dice, tiene que primar “la vuelta de la concordia”. “El método será siempre el diálogo”, ha dicho. Siempre con la Constitución como referencia.

“La Generalitat y el Parlament deben asumir la responsabilidad de representar a todos y cada uno de los catalanes, de gobernar para todos y cada uno de los catalanes, no para una minoría afín a las tesis independentistas”, ha pedido, asegurando que “si así lo hacen, encontrarán al Gobierno de España dispuesto a contribuir al diálogo, dentro de la legalidad constitucional”, ha concluido.

Publicidad

Comentarios