Pedro Sánchez y Pablo Iglesias acelerarán el llamado Ingreso Mínimo Vital y lo harán efectivo en mayo. Una promesa electoral de Podemos que se aprueba ahora gracias al acuerdo del presidente y el vicepresidente y con urgencia por la crisis del coronavirus.

Publicidad

Finalmente, hay acuerdo. Pedro Sánchez y Pablo Iglesias pondrán en marcha ya en el mes de mayo el Ingreso Mínimo Vital. En él está trabajando ya el Ministerio de Seguridad Social de José Luis Escrivá, quien hace tan solo unos días negaba que se fuera a hacer efectivo. Y eso que parecía ya entonces que el vicepresidente de Derechos Sociales había logrado imponer esta medida, prometida en el programa electoral de Podemos.

Al parecer, fue el pasado martes por la tarde cuando Sánchez e iglesias llegaron al acuerdo de impulsar esta ayuda, que se hará efectiva en mayo. La crisis del coronavirus ha acelerado, sin duda, los planes del Gobierno a este respecto. Será este jueves cuando Iglesias y Escrivá presenten los detalles de la medida.

Desde hace semanas, Podemos presiona para que se apruebe cuanto antes este Ingreso Mínimo Vital. Sin embargo, se había topado con la resistencia de algunos ministros, que preferían madurar la iniciativa. La prepararían con tiempo y la llevarían a cabo en los próximos meses. Algo que avanzó la ministra María Jesús Montero.

Pese a ello, Iglesias ha logrado por convencer a Sánchez, que la impulsará ya en mayo.

En cifras

El ministro Escrivá ha avanzado ya que se valorará la situación de los hogares, no la del individuo que opte a la ayuda. Y cree que al menos un 10% de los beneficiarios serán familias monoparentales. Lo que supone entre 90.000 y 100.000 ayudas,

De momento, el ministro reconoce no contar con toda la información que se requiere porque el plan se está diseñando «en tiempo récord». Lo que sí ha dicho es que se está trabajando para ponerlo en marcha «en semanas». Y que «llegue a quien tenga que llegar».

El Ingreso Mínimo Vital, ha dicho, tendrá un «itinerario de inclusión». Pondrá especial atención para llegar «a los umbrales de protección» según la estructura de cada hogar. De ahí que se vayan a estudiar los núcleos familiares y no al individuo.

Además, será una ayuda «complementaria» a las ya existentes y similares de las autonomías. Y ayudará a acabar con la «pobreza extrema» que viven muchas familias.

Publicidad

Comentarios