Pedro Sánchez ha aceptado ya el encargo que le hacía el Rey Felipe de formar Gobierno. Y lo hace con una amenaza clara a Podemos: “O gobierna el PSOE o el PSOE”.

Publicidad

El Rey cerraba este pasado jueves la ronda de consultas recibiendo a Pedro Sánchez y encargándole la tarea de formar Gobierno. Sin sorpresas. Salvo que el presidente en funciones comparecía después en Moncloa. Algo que no estaba previsto.

En su comparecencia, Sánchez informó de su “voluntad de aceptar el encargo” del Rey. Y dejó clara su postura, con amenaza a Podemos incluida: “O gobierna el PSOE o gobierna el PSOE: no hay más opciones”.

El dirigente socialista se muestra así contundente respecto a la petición de Podemos. Los de Iglesias han reclamado formar parte del Gobierno y hasta han supeditado su apoyo a la investidura a conseguir alguna cartera ministerial.

Sin embrago, Sánchez no parece estar por la labor. Lo que le llevará a negociar con Iglesias especialmente. Pero también con el resto de partidos, pese a que algunos le han dicho ya que no apoyarán su investidura.

Según los cálculos del Gobierno, Sánchez podría presentarse en el Congreso para ser investido en la primera o la segunda semana de julio. Ahora mismo, la suma más probable es la de los apoyos de Podemos, PNV, Compromís y Partido Regionalista. A ellos se unirían los dos de Unión del Pueblo Navarro. Y a su victoria contribuirían los tres diputados presos suspendidos de JxCat si no renuncian a su acta.

Negociaciones

El próximo martes 11 de junio, Pedro Sánchez comenzará sus negociaciones. Y lo hará sentándose con Casado, Rivera e Iglesias, a quien arrincona y pone en el mismo plano que a PP y Cs quienes, a priori, votarán que no a su investidura.

Aunque Podemos es socio preferente, Sánchez no ha querido darle un sitio privilegiado en las negociaciones. De hecho, y aunque Iglesias insistía en un Gobierno de coalición, solo ha recibido largas.

“Es lógico”, decía Sánchez, que todos los partidos “fijen posición” antes de las conversaciones. “Unos que no”, en referencia a PP y Cs, y “otros que intenten entrar en el gobierno”, en alusión a Podemos.

“No hay mayoría alternativa, doblamos a la segunda fuerza”, ha insistido Sánchez. A los cuatro partidos más importantes, asegura, les corresponde la responsabilidad de “facilitar o bloquear la investidura”. El presidente lanza así un mensaje a Iglesias de no estar dispuesto a echarse en sus brazos para que vote su elección.

Publicidad

Comentarios