Pedro Sánchez encauza estos días otra prórroga del estado de alarma con el apoyo de Cs y del PNV, que ha puesto sobre la mesa condiciones específicas para votar a favor. Entre ellas, la flexibilización de la fase 3 de la desescalada.

Al igual que hizo en las dos prórrogas anteriores, Sánchez ha recurrido a Cs y a PNV para encauzar la aprobación de otras dos semanas de estado de alarma. Tanto la formación naranja como la nacionalista vasca se han mostrado abiertos, aunque éstos últimos condicionan su apoyo a medidas específicas.

En los últimos días, el Gobierno ha atendido las exigencias sobre el desconfinamiento, la renta mínima y las competencias sobre Seguridad Social. Por lo que PNV se muestra más que abierto a negociar de nuevo. Lo hará con condiciones específicas, como ha detallado el portavoz nacionalista, Aitor Esteban.

Ha afirmado que su partido negociará la prórroga si el Gobierno flexibiliza la fase 3 de la desescalada. También piden que se deje en manos de las comunidades autónomas «las decisiones que se puedan tomar en torno a ella». En una entrevista para Onda Vasca, Esteban ha señalado que este jueves había recibido ya la llamada del PSOE para hablar de la prórroga.

Con sus condiciones específicas, apoyarán el nuevo alargamiento. Sin embargo, han puntualizado que, en todo caso, debe ser ya la última prórroga porque «no se puede alargar más».

Ciudadanos

Ciudadanos está también dispuesto a negociar la prórroga. Edmundo Bal, portavoz de la formación, aseguró en una entrevista para ‘Espejo Público’ que el PSOE ha contactado ya con ellos. Lo hizo el pasado miércoles.

El partido liderado por Arrimadas considera que el Gobierno ha cumplido las condiciones y, por eso, mantiene su disposición a negociar para prorrogar el estado de alarma. El objetivo, aseguran, es atender a la necesidad sanitaria. Y mantener el control de movimientos. También aseguran que será la última prórroga.

Aunque Cs ha criticado con dureza el pacto del Gobierno con Bildu, y ha pedido la dimisión de Marlaska por el escándalo con la Guardia Civil, ha sabido separar estos hechos de la necesidad sanitaria del Covid-19. De hecho, Bal ha insistido en que los compromisos que le han arrancado al Ejecutivo son buenos para la sociedad. Y ratifica que todas sus exigencias se han cumplido. Gracias a ello, recordaba, lograron que la última prórroga fuera de quince días, no de un mes como pretendía Sánchez.

En paralelo, Sánchez sigue haciendo gestos para recuperar la mayoría de la investidura. Así, no ha dudado en intentar acercarse a ERC de nuevo. En los últimos días ha reiterado su compromiso de convocar la mesa de diálogo. Aunque de momento parece no dar frutos.

Para aprobar una nueva prórroga, Sánchez deberá presentarla el próximo miércoles. Tras la sesión, se producirá la votación. De sacarla adelante, sería la sexta y, con toda probabilidad, la última. En total, habrán sido casi tres meses de estado de alarma.

Comentarios